Símbolos navideños

He cogido la fiebre de la Navidad, ¿puedes culparme? Bueno, mientras todos miramos hacia ese día llamado Navidad, ha habido toneladas de preparativos que conducen a ese día tan significativo. El día en que la mayoría de los cristianos se unen con la esperanza de la promesa de un salvador. La Navidad es una hermosa fiesta que todo el mundo aprecia. En…

He cogido la fiebre de la Navidad, ¿puedes culparme? Bueno, mientras todos miramos hacia ese día llamado Navidad, ha habido toneladas de preparación que conducen a ese día tan significativo. El día en que la mayoría de los cristianos se unen en la esperanza de la promesa de un salvador.

Al pasear por las calles, uno se da cuenta de que todo y todos están pendientes de la Navidad. La planificación de la Navidad es algo muy importante para algunos. Por eso, se aseguran de que sus espacios tengan vibraciones festivas. Desde muñecos de nieve hasta Papá Noel, pasando por renos, belenes y coronas navideñas.

Los árboles de Navidad, las luces brillantes, los árboles de Navidad se convierten así en parte integrante de las entidades que se utilizan significativamente en estas fechas, por lo que ocupan su lugar como cultura y tradiciones de la Navidad. Al igual que el verde y el rojo se han convertido repetidamente en los colores de la Navidad.

Símbolo del árbol de Navidad

Mientras decora su casa para las fiestas y se abriga para ir a buscar el árbol perfecto para colocarlo frente a la chimenea, puede que se pregunte si existe un significado del árbol de Navidad y de dónde surgió esta singular tradición. Antes de que se suba a alguien a los hombros para colocar el árbol de su familia justo en su sitio, eche un vistazo al origen de esta costumbre decorativa y a cómo la gente la incorpora a sus tradiciones navideñas hoy en día.

  ¿Cuántas partes tiene un árbol?

La tradición del árbol de Navidad puede ser más antigua que la propia Navidad. Los antiguos egipcios, los antiguos griegos, las culturas germánicas de la primera Europa y los antiguos romanos practicaban alguna versión de la ceremonia de decoración del árbol que ahora se asocia con la Navidad. En muchas de estas culturas, los árboles simbolizaban la vida eterna y la fertilidad. El típico ciclo vital de un árbol de hoja caduca, que deja caer sus hojas en otoño e invierno, evocaba naturalmente el ciclo humano de la vida y la muerte. El árbol de hoja perenne destacaba por su tendencia a mantener las agujas durante todo el año, lo que llevaba a la gente a asociar este tipo de árbol con la vitalidad y la magia.

Adornos para el árbol de Navidad

¿Alguna vez se ha preguntado por qué la gente cuelga espumillón en los árboles de Navidad, o cómo los bastones de caramelo se convirtieron en sinónimo de las vacaciones de invierno? Aunque estos adornos navideños puedan parecer arbitrarios, la mayoría de estas decoraciones tradicionales tienen un significado especial.

La estrella de Navidad simboliza la estrella de Belén, que, según la historia bíblica, guió a los tres reyes magos hasta el niño Jesús. La estrella es también el signo celestial de una profecía cumplida hace mucho tiempo y la esperanza resplandeciente para la humanidad.

Una vela, espejo de la luz de las estrellas, es también un símbolo que representa la estrella de Belén. Antes de que se inventaran las luces eléctricas para los árboles de Navidad, las familias utilizaban velas para iluminar el árbol. Además, durante esta época, otras dos fiestas comparten el significado de las velas y la luz: Hanukkah, la Fiesta de las Luces, en el judaísmo; y Kwanzaa, una celebración de unidad de las personas desplazadas durante la diáspora africana, en la que se enciende una vela del candelabro kinara durante siete noches.

  ¿Qué es lo primero para hacer el árbol de Navidad?

Los hombres que trajeron sus regalos para honrar el nacimiento de Jesús inspiraron el concepto de hacer regalos durante la fiesta. Según el Nuevo Testamento de la Biblia cristiana, Melchor, Baltasar y Gaspar llevaron regalos de oro, incienso y mirra al niño Jesús recién nacido.

Historia del árbol de Navidad

Como el árbol de hoja perenne florece todo el año, llegó a simbolizar la vida eterna a través del nacimiento, la muerte y la resurrección de Cristo. Sin embargo, la costumbre de llevar las ramas de los árboles al interior de las casas en invierno comenzó con los antiguos romanos, que decoraban con vegetación en invierno o colocaban ramas de laurel para honrar al emperador.

El cambio se produjo con los misioneros cristianos que atendían a las tribus germánicas hacia el año 700 d.C. La leyenda cuenta que Bonifacio, un misionero católico romano, cortó un enorme roble en Geismar, en la antigua Alemania, que había sido dedicado al dios nórdico del trueno, Thor, y construyó una capilla con la madera. Bonifacio supuestamente señaló un árbol de hoja perenne como ejemplo de la vida eterna de Cristo.

En el siglo XVI, los árboles de Navidad eran habituales en Letonia y Estrasburgo. Otra leyenda atribuye al reformador alemán Martín Lutero la colocación de velas en un árbol de hoja perenne para imitar el brillo de las estrellas en el nacimiento de Cristo. Con el paso de los años, los vidrieros alemanes empezaron a producir adornos, y las familias construían estrellas caseras y colgaban dulces en sus árboles.

Por Nerea Pico

[email protected], soy Nerea Pico. Te invito a leer mi blog, soy una apasionada de la naturaleza.