Tierra para arboles frutales

Los árboles frutales deben plantarse más o menos separados unos de otros

Es frecuente que la gente quiera cultivar algunos tipos de árboles frutales en contenedores, debido a la pobreza del suelo, al clima inadecuado o a la falta de espacio suficiente. Afortunadamente, una gran variedad de cultivos frutales pueden cultivarse en contenedores con cierto grado de éxito. Sin embargo, estas plantas rara vez serán tan atractivas o crecerán y fructificarán tan bien como las que se cultivan en condiciones óptimas en el suelo.

Una de las principales razones para cultivar plantas frutales en contenedores es la portabilidad. Así, las frutas tropicales y subtropicales pueden cultivarse en contenedores en zonas donde pueden producirse heladas. El tamaño y la movilidad de los contenedores permiten trasladar las plantas al interior durante los periodos de temperaturas perjudiciales. Sin embargo, esto no significa que las frutas de zonas templadas puedan producirse en zonas subtropicales, ya que estos frutales requieren una cierta cantidad de frío cada invierno para crecer adecuadamente y producir fruta.

En la tabla 1 se enumeran muchas frutas que pueden cultivarse con éxito en contenedores. No es en absoluto completa, ya que la mayoría de los árboles frutales podrían cultivarse en contenedores si el tamaño del contenedor no fuera un problema. La mayoría producirá algo de fruta si se les da el cuidado adecuado.

Drenaje de árboles frutales

Cultivar árboles frutales en contenedores es sorprendentemente fácil, y tiene algunas ventajas decisivas. Un pequeño árbol frutal en un contenedor puede cambiarse de sitio para aprovechar los diferentes patrones de sol y sombra en un patio, una terraza o un jardín. Y si el suelo de tu jardín no es el ideal, llenar un recipiente grande con un medio de cultivo formulado con precisión puede hacer que crezcan plantas que de otro modo languidecerían. Por último, el cultivo en maceta puede hacer posible el cultivo de ciertas especies que están al borde de la resistencia en su región. Sin embargo, tenga en cuenta que los árboles frutales en maceta suelen dar menos frutos que los de jardín, aunque éstos pueden estar listos para la cosecha antes.

  Como plantar un árbol frutal

La mayoría de las variedades de árboles frutales de tamaño normal serán difíciles de cultivar en macetas, si es que es posible. Pero se puede cultivar en maceta casi cualquier variedad de frutal enano o semienano, siempre que se vaya pasando a macetas más grandes a lo largo de su vida. Una vez que un árbol frutal agota su espacio en la maceta, su crecimiento y producción de frutos se ralentizará drásticamente a menos que se traslade a una maceta más grande.

Cómo plantar árboles frutales en macetas

Plantar en un buen emplazamiento puede alargar la vida de los árboles y mejorar su capacidad de dar frutos. La profundidad y el drenaje del suelo, la posibilidad de que se produzcan heladas en primavera y la cantidad de luz solar son aspectos importantes que hay que tener en cuenta a la hora de elegir un emplazamiento. En el caso de los melocotoneros y otros frutos tiernos, son preferibles las elevaciones y los terrenos inclinados a los sitios más bajos o las zonas protegidas del viento, ya que tienden a ser más cálidos en las noches más frías, cuando el cielo está despejado y el tiempo es tranquilo. Seleccione lugares con buena circulación de aire y evite las zonas rodeadas de arbolado denso y los lugares bajos porque se impedirá que el aire frío se mueva y se producirá una inversión en la que el aire es más frío a menor altura.

Los árboles toleran una amplia gama de tipos de suelo, pero necesitan un mínimo de 18 pulgadas de suelo. Muchas zonas de Maine tienen suelos poco profundos. Los árboles frutales plantados en estas zonas suelen ser pequeños o achaparrados y propensos a inclinarse o caerse.

  Arboles frutales de clima frio en colombia

El pH del suelo debe estar en el rango de 6,0 a 7,0. Si el pH del suelo es inferior a 5,5, los árboles crecerán mal. Antes de plantar, debe realizarse un análisis del suelo para determinar el pH del mismo y la cantidad de cal necesaria para elevarlo hasta el rango óptimo. Ajustar el pH con cal es mucho más fácil antes de plantar los árboles. Un análisis del suelo también mide la cantidad de nutrientes que contiene el suelo. Antes de plantar, se puede introducir en el suelo fertilizante o abono para que las raíces más profundas puedan absorber los nutrientes que contienen. Mezclar bien el abono o el fertilizante con la tierra evitará que se quemen las raíces. La mayoría de los suelos contienen suficiente fertilidad para los árboles frutales, pero el pH del suelo es demasiado ácido en las zonas donde prosperan los arándanos.

Los buenos materiales vegetales proceden de árboles

Con el movimiento Grow Your Own (Cultiva tu propia fruta) arraigado en nuestra vida cotidiana, la gente de todo el mundo está mejorando sus jardines (y sus dietas) cultivando su propia fruta. Algunos tienen la suerte de contar con una superficie lo suficientemente grande como para plantar su propio huerto, pero otros que no disponen de tanto espacio pueden sentir que no tienen muchas opciones. No es cierto. Si alquilas un apartamento, tienes poco o ningún espacio, o simplemente quieres algo para tu patio, deberías intentar cultivar tus árboles frutales en contenedores. En este artículo, que es la primera parte de una serie de dos, nos centramos en lo que necesitas saber para empezar con este proceso divertido y sorprendentemente fácil.

  Como se planta un arbol de nispero

La mayoría de la gente opta por cultivar árboles frutales en contenedores para facilitar su movilidad. Para ello, el tamaño ideal del contenedor es de unos 10-15 galones, lo suficientemente grande como para soportar un árbol, pero lo suficientemente pequeño como para moverlo con facilidad (véase la foto de la derecha). Este tamaño es perfecto si lo cultivas en una ventana o en un balcón o patio, de modo que puedas llevar el árbol al interior para protegerlo cuando el tiempo empiece a ser demasiado frío. También es útil si tienes que trasladar el árbol a un garaje, cobertizo o sótano sin calefacción durante el invierno.