Mapa de la Patagonia

En 1977, el escritor de viajes Bruce Chatwin se plantó ante la naturaleza salvaje de la Patagonia y anotó una prosa que le haría entrar en los anales de la literatura. Observó que había una impresionante ausencia de sonido, salvo el viento que rebotaba en silbidos y pitidos. Evidentemente, le conmovió mucho lo que presenció, y su tratado En la Patagonia está considerado como uno de los libros de viajes más importantes de todos los tiempos.

¿Por qué fue Chatwin a la Patagonia, de entre todos los lugares? Fue por el milodón, una criatura gigante parecida a la pereza que ocupaba la región hace unos 5.000 años y que ahora está extinguida. Bastó un fragmento de piel seca y arrugada para atraer a Chatwin a este rincón del mundo tan remoto, a un paso de las heladas costas de la Antártida.

Por suerte, hoy se necesita mucho menos para atraer a la gente. Al fin y al cabo, la Patagonia no nos es ajena, sobre todo porque National Geographic acaba de destacar las Torres del Paine como uno de los lugares más bellos del mundo en 2018.    Añoramos su aire fresco mientras damos golpecitos en nuestros cubículos, soñando con el día en que por fin nos encontremos cara a cara con las escarpadas agujas de las montañas que tanto hemos admirado en las páginas de nuestras revistas. Odio tener que decírtelo, pero… realmente es así de hermoso.

El desierto de Atacama

El desierto de la Patagonia se extiende por una superficie de 673.000 kilómetros cuadrados en el sur de Argentina continental y partes de Chile. El desierto, también conocido como estepa patagónica o estepa magallánica, está limitado por los Andes patagónicos al oeste, el océano Atlántico al este y el río Colorado al norte. Aunque el Estrecho de Magallanes puede considerarse el límite sur de este desierto, los mismos paisajes desérticos se extienden más abajo en la región de Tierra del Fuego. La topografía del Desierto Patagónico es amplia y variada, compuesta por mesetas, macizos, valles, cañones y lagos de origen glaciar.

  Vegetacion del clima oceanico

El Desierto Patagónico estuvo habitado por cazadores-recolectores desde hace mucho tiempo. Los indios tehuelches fueron los pobladores originales de esta tierra, y es probable que existieran asentamientos aquí desde hace 5.100 años. El guanaco y el ñandú eran los animales más importantes que cazaban estas antiguas tribus nativas. Más tarde, primero los españoles y luego los ingleses, intentaron establecer asentamientos coloniales a lo largo de la región costera patagónica a finales del siglo XVIII y principios del XIX, pero la permanencia de estos asentamientos no llegó a producirse. Años después de la independencia de Argentina, los indios nativos fueron expulsados de la región patagónica durante las Campañas de Conquista del Desierto en la década de 1870, llevadas a cabo por los europeos. Los nuevos colonos ocuparon la región principalmente para explotar su enorme riqueza en recursos naturales, incluidos los vastos yacimientos minerales de la región. Estos nuevos habitantes del desierto también adoptaron la agricultura como medio de vida.

Mapa de la estepa patagónica

La estepa patagónica (NT0804) es una ecorregión del sur de Chile, Argentina y las Islas Malvinas. Los pastizales albergan una fauna diversa, que incluye varias especies de aves raras o endémicas. Hay pocas áreas protegidas. Los pastizales están amenazados por el sobrepastoreo de las ovejas, que suministran lana merina de alta calidad. Se está tratando de desarrollar prácticas de pastoreo sostenibles para evitar la desertificación.

Los pastizales patagónicos se extienden por el este de Tierra del Fuego en Chile y Argentina desde cerca del cono sur, y cubren parte de la provincia de Santa Cruz justo al norte del estrecho de Magallanes hasta el río Gallegos.

  Fauna de la selva subtropical

La ecorregión alberga importantes humedales, como el pantano y las lagunas de Tero, el pantano de Río Pelque, el Lago Argentino, las lagunas de Puerto Bandera, el Lago Viedma, las lagunas de Meseta del Tobiana y las lagunas de Escarchados.

En la región costera son importantes los humedales de Río Santa Cruz, Monte León, Río Coig, Ría Gallegos, Cabo Vígenes, Bahía San Sebastián, Río Grande, Península Mitre, Canal de Beagle e Isla de los Estados[1].

Pastizales patagónicos

IntroducciónLa introducción de especies exóticas representa una de las principales amenazas para la biodiversidad a nivel mundial [1]. Las especies exóticas pueden transformar un hábitat, afectando a la biodiversidad en diferentes escalas espaciales, contribuyendo a la extinción de especies [2] y creando graves problemas en cuanto a su gestión y control [3]. Su efecto sobre la biodiversidad, la salud y la economía es tan grande que el control y la gestión de las especies invasoras se ha convertido en el objetivo principal de numerosos estudios de restauración [4]. Una vez introducidas con éxito fuera de su área de distribución natural, las especies vegetales exóticas potencialmente invasoras pueden propagarse en el nuevo entorno si se satisfacen sus necesidades ecológicas, estableciendo poblaciones autosostenibles [5].

El conocimiento de la composición y el tamaño del banco de semillas del suelo de las áreas alteradas es esencial para entender la dinámica sobre el suelo y predecir su futura composición florística [25]. La presencia de especies exóticas en áreas alteradas de los bordes de las carreteras tiene consecuencias en la composición y diversidad del banco de semillas [26, 27]. Algunos estudios han informado de que los hábitats homogeneizados y alterados invadidos por especies exóticas mostraron cambios en la composición y una disminución de la abundancia de especies nativas en el banco de semillas, empobreciendo así la diversidad de la comunidad [28-30]. Por ejemplo, en los pastizales de la isla de Achill (en la costa occidental de Irlanda), se comprobó que los bancos de semillas de los sectores invadidos por Gunnera tinctoria eran menos diversos y abundantes que en las zonas no invadidas [30]. Aunque la mayoría de los estudios informan de cambios en la composición de las especies, los cambios en la riqueza de las especies nativas no siempre son evidentes [31]. La caracterización del banco de semillas de las especies nativas, exóticas e invasoras que se encuentran en ambientes perturbados es importante para predecir el potencial de reclutamiento de estas especies desde el banco, así como la futura dinámica de la vegetación tras nuevas perturbaciones [32].

Por Nerea Pico

[email protected], soy Nerea Pico. Te invito a leer mi blog, soy una apasionada de la naturaleza.