Consecuencias de los recursos no renovables

Los recursos energéticos no renovables no pueden ser sustituidos. Una vez que se agotan, no se recuperan (o no lo hacen en millones de años). Los recursos energéticos no renovables incluyen los combustibles fósiles como el carbón, el petróleo, el gas natural y la energía nuclear.

Los combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas natural) se formaron a partir de animales y plantas que vivieron hace cientos de millones de años: incluso antes de la época de los dinosaurios. Las plantas que vivían hace millones de años convertían la energía luminosa del sol en energía química mediante el proceso de fotosíntesis.

Para que se forme un combustible fósil, son necesarios tres pasos importantes: la acumulación de materia orgánica (restos de animales o plantas), la conservación de la materia orgánica para evitar que se oxide (exclusión del aire, por ejemplo, por estar en el mar o en un pantano) y la conversión de la materia orgánica en un combustible fósil como el petróleo o el gas natural.

El gas natural se encuentra bajo los océanos y cerca de los depósitos de petróleo. La región neozelandesa de Taranaki es famosa por sus reservas de petróleo y gas. El gas natural se descubrió por primera vez en Taranaki en el yacimiento de Kapuni en 1959.

Definición de recursos no renovables

Los recursos renovables y no renovables son fuentes de energía que la sociedad humana utiliza para su funcionamiento diario. La diferencia entre estos dos tipos de recursos es que los renovables pueden reponerse de forma natural, mientras que los no renovables no. Esto significa que los recursos no renovables tienen un suministro limitado y no pueden utilizarse de forma sostenible.

  Licenciatura en energias renovables

Hay cuatro tipos principales de recursos no renovables: el petróleo, el gas natural, el carbón y la energía nuclear. El petróleo, el gas natural y el carbón se denominan colectivamente combustibles fósiles. Los combustibles fósiles se formaron en la Tierra a partir de plantas y animales muertos durante millones de años, de ahí el nombre de combustibles “fósiles”. Se encuentran en capas subterráneas de roca y sedimentos. La presión y el calor actuaron conjuntamente para transformar los restos de plantas y animales en crudo (también conocido como petróleo), carbón y gas natural.

Las plantas y los animales que se convirtieron en combustibles fósiles vivieron en una época llamada Período Carbonífero, hace unos 300 a 360 millones de años. La energía de los restos de plantas y animales procedía originalmente del sol; mediante el proceso de fotosíntesis, la energía solar se almacena en los tejidos de las plantas, que luego consumen los animales, añadiendo la energía a sus propios cuerpos. Cuando se queman los combustibles fósiles, se libera esta energía atrapada.

Carbón bituminoso

En 2011 los combustibles fósiles representaron el 83% del uso de energía en el mundo.    Se trata de recursos que se encuentran bajo el suelo: carbón, petróleo y gas. En 2019, este porcentaje se redujo a cerca del 64% a medida que aumentaba el uso de la energía nuclear y, sobre todo, de las energías renovables.  Para más información, véase Energía mundial (PDF).

Los árboles respiran dióxido de carbono y lo almacenan en sus troncos.    Hace millones de años, muchos árboles se hundieron en el terreno pantanoso donde habían crecido y desaparecieron, llevándose el carbono que habían absorbido.    Bajo la presión de lo alto, se convirtieron en una especie de fósil que llamamos carbón. Ahora lo estamos desenterrando para utilizarlo como combustible porque el carbono que estaba almacenado en los fósiles se quema muy fácilmente.    Lo mismo ocurrió con el petróleo y el gas, salvo que estos eran originalmente pequeñas criaturas marinas que almacenaban el carbono en sus cuerpos y caparazones y se lo llevaban consigo cuando morían y sus cuerpos quedaban enterrados.

  Ingeniero en energias renovables empleo

Sin los combustibles fósiles, muchos países no habrían podido desarrollarse e industrializarse para darnos el estilo de vida que disfrutamos hoy.    Ahora más países como China e India se están desarrollando a un ritmo muy rápido y sus necesidades energéticas se disparan.

Cómo se fabrica el carbón

La mayoría de las fuentes de energía no renovables son combustibles fósiles: carbón, petróleo y gas natural. El carbono es el elemento principal de los combustibles fósiles. Por esta razón, el periodo de tiempo en el que se formaron los combustibles fósiles (hace unos 360-300 millones de años) se denomina Periodo Carbonífero.

En estos antiguos humedales crecían plantas, algas y plancton. Absorbían la luz solar y creaban energía mediante la fotosíntesis. Cuando morían, los organismos iban a parar al fondo del mar o del lago. La energía se almacenaba en las plantas y los animales cuando morían.

Con el tiempo, las plantas muertas fueron aplastadas bajo el lecho marino. Las rocas y otros sedimentos se amontonaron sobre ellas, creando un calor y una presión elevados en el subsuelo. En este entorno, los restos vegetales y animales acabaron convirtiéndose en combustibles fósiles (carbón, gas natural y petróleo). Hoy en día, existen enormes bolsas subterráneas (llamadas yacimientos) de estas fuentes de energía no renovables en todo el mundo.

Sin embargo, la quema de combustibles fósiles es perjudicial para el medio ambiente. Cuando el carbón y el petróleo se queman, liberan partículas que pueden contaminar el aire, el agua y la tierra. Algunas de estas partículas se capturan y se apartan, pero muchas de ellas se liberan en el aire.

Por Nerea Pico

[email protected], soy Nerea Pico. Te invito a leer mi blog, soy una apasionada de la naturaleza.