Empresas de energías renovables

La mayoría de las fuentes de energía no renovables son combustibles fósiles: carbón, petróleo y gas natural. El carbono es el elemento principal de los combustibles fósiles. Por esta razón, el periodo de tiempo en el que se formaron los combustibles fósiles (hace unos 360-300 millones de años) se denomina Periodo Carbonífero.

En estos antiguos humedales crecían plantas, algas y plancton. Absorbían la luz solar y creaban energía mediante la fotosíntesis. Cuando morían, los organismos iban a parar al fondo del mar o del lago. La energía se almacenaba en las plantas y los animales cuando morían.

Con el tiempo, las plantas muertas fueron aplastadas bajo el lecho marino. Las rocas y otros sedimentos se amontonaron sobre ellas, creando un calor y una presión elevados en el subsuelo. En este entorno, los restos vegetales y animales acabaron convirtiéndose en combustibles fósiles (carbón, gas natural y petróleo). Hoy en día, existen enormes bolsas subterráneas (llamadas yacimientos) de estas fuentes de energía no renovables en todo el mundo.

Sin embargo, la quema de combustibles fósiles es perjudicial para el medio ambiente. Cuando el carbón y el petróleo se queman, liberan partículas que pueden contaminar el aire, el agua y la tierra. Algunas de estas partículas se capturan y se apartan, pero muchas de ellas se liberan en el aire.

¿Es la energía nuclear renovable?

Las fuentes renovables se asocian a menudo con la energía verde y la energía limpia, pero hay algunas diferencias sutiles entre estos tres tipos de energía. Mientras que las fuentes renovables son las que son reciclables, las energías limpias son las que no liberan contaminantes como el dióxido de carbono, y las energías verdes son las que proceden de fuentes naturales. Aunque a menudo hay un cruce entre estos tipos de energía, no todos los tipos de energía renovable son en realidad totalmente limpios o verdes. Por ejemplo, algunas fuentes hidroeléctricas pueden dañar los hábitats naturales y provocar la deforestación.

  Como se clasifican las energias renovables

TWI cuenta con una gran experiencia en sectores de energías renovables como la hidroeléctrica, la solar y la eólica. Desde el diseño hasta el funcionamiento, pasando por la ampliación de la vida útil e incluso las averías, nuestros expertos han asesorado a muchos de los grandes nombres del sector energético.

Aunque las energías renovables se consideran a menudo una solución para el futuro de nuestras necesidades energéticas, llevamos siglos aprovechando la fuerza natural de la naturaleza. Los molinos de viento y las ruedas hidráulicas se utilizaban para alimentar los graneros, mientras que el sol se ha utilizado para crear fuego para el calor y la luz.

Energías renovables

La energía hidroeléctrica, eólica, solar, de biomasa y geotérmica son fuentes de energía limpias e ilimitadas. Como energías renovables, desempeñan un papel preponderante en la transición energética. Es esencial promover su desarrollo para combatir el calentamiento global.

Se dice que la energía es renovable cuando procede de recursos renovables como el sol, el viento, el agua o la biomasa. La energía renovable no utiliza combustibles fósiles, carbón o gas, sino recursos naturales que pueden reponerse durante la vida del ser humano.

La energía nuclear es una energía descarbonizada y no contaminante. No emite gases de efecto invernadero a la atmósfera. Sin embargo, el uranio, el combustible utilizado en los reactores nucleares, es un recurso limitado. La energía nuclear es, por tanto, una energía limpia pero no renovable.

A diferencia de la energía eólica o la solar, la energía nuclear no depende de los patrones meteorológicos ni del clima para generar energía y, por tanto, es probable que se mantenga durante un tiempo y ayude al Reino Unido a alcanzar sus objetivos de energía neta cero.

  Tipos de energia renovable que existen

Los combustibles fósiles son la principal causa de las emisiones de CO2 en el Reino Unido. Por eso es esencial reducir nuestra dependencia de los combustibles fósiles y limitar nuestras emisiones de gases de efecto invernadero apoyando el desarrollo de las energías renovables.

Definición de energía renovable

Una de las cuestiones medioambientales que más ha preocupado en el siglo XX ha sido el crecimiento de la población humana. El siguiente gráfico, extraído de la oficina de referencia de la población, ilustra el espectacular crecimiento de la población humana a partir del año 1750. A medida que la población humana ha crecido, también lo ha hecho la demanda de recursos de todo tipo. Mantener a más personas significa producir más alimentos, lo que a su vez requiere mayores cantidades de energía, nutrientes del suelo, agua y otros recursos asociados a la producción agrícola.

Hay muchos tipos de recursos que se utilizan para producir alimentos y forrajes. En general, estos recursos se han agrupado en dos tipos: recursos renovables y recursos no renovables. Los recursos renovables pueden definirse como recursos que tienen el potencial de ser reemplazados con el tiempo por procesos naturales. El proceso de renovación puede ser relativamente rápido, como ocurre con la luz del sol, que llega a diario. O bien, el proceso de renovación puede ser muy lento, como en la formación del suelo, que puede tardar cientos de años. Los recursos no renovables pueden definirse como recursos cuyas existencias o reservas son limitadas o fijas. El suministro disponible de recursos no renovables puede reponerse mediante el reciclaje (por ejemplo, el reciclaje de latas de aluminio), pero el suministro global permanece relativamente constante. La tabla siguiente ofrece varios ejemplos de cada tipo de recurso.

Por Nerea Pico

[email protected], soy Nerea Pico. Te invito a leer mi blog, soy una apasionada de la naturaleza.