Directiva sobre energías renovables

Convertirse en el primer continente climáticamente neutro del mundo de aquí a 2050 es el objetivo que subyace al Pacto Verde Europeo (COM(2019) 640 final), el ambicioso paquete de medidas que debería permitir a los ciudadanos y a las empresas europeas beneficiarse de una transición verde sostenible.

El uso de las energías renovables tiene muchos beneficios potenciales, como la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, la diversificación de los suministros de energía y la reducción de la dependencia de los mercados de combustibles fósiles (en particular, el petróleo y el gas). El crecimiento de las fuentes de energía renovables también puede estimular el empleo en la UE, mediante la creación de puestos de trabajo en las nuevas tecnologías “verdes”.

Este artículo ofrece estadísticas recientes sobre la cuota de energía procedente de fuentes renovables en general y en tres sectores de consumo (electricidad, calefacción y refrigeración, y transporte) en la Unión Europea (UE). Las fuentes de energía renovables incluyen la energía eólica, la energía solar (térmica, fotovoltaica y concentrada), la energía hidráulica, la energía mareomotriz, la energía geotérmica, el calor ambiental captado por las bombas de calor, los biocombustibles y la parte renovable de los residuos.

Las energías renovables en el mundo

En la lucha contra el cambio climático, el uso de las energías renovables es especialmente relevante. Las energías renovables se obtienen de fuentes naturales inagotables y generan electricidad limpia sin contribuir al cambio climático.

Las diferentes fuentes naturales para generar energía limpia son el viento, la luz solar, el agua, el calor geotérmico, las mareas y diversas formas de biomasa, todas ellas inagotables y en constante renovación.

  Uranio es energia renovable

Una de sus principales cualidades es que son una fuente de energía ilimitada. A diferencia de los combustibles fósiles -como el carbón, el gas natural y el petróleo-, cuyas reservas se están agotando, este tipo de energía no se agota a medida que se consume.

Esto nos lleva a la segunda de sus características definitorias. Las energías renovables no producen emisiones de efecto invernadero, que es otro factor importante que las diferencia de los combustibles fósiles. Esto significa que no dañan el planeta ni contribuyen al cambio climático. Tampoco generan residuos, por lo que su impacto en el medio ambiente es muy reducido.

Definición de energía renovable

Estas fuentes de energía se denominan no renovables porque sus suministros están limitados a las cantidades que podemos extraer de la tierra. El carbón, el gas natural y el petróleo se formaron durante miles de años a partir de los restos enterrados de antiguas plantas y animales marinos que vivieron hace millones de años. Por eso también llamamos a esas fuentes de energía combustibles fósiles.

La energía nuclear se produce a partir del uranio, una fuente de energía no renovable cuyos átomos se dividen (mediante un proceso llamado fisión nuclear) para crear calor y, finalmente, electricidad. Los científicos creen que el uranio se creó hace miles de millones de años, cuando se formaron las estrellas. El uranio se encuentra en toda la corteza terrestre, pero la mayor parte es demasiado difícil o demasiado cara para extraerlo y transformarlo en combustible para las centrales nucleares.

Durante la mayor parte de la historia de la humanidad, la biomasa de las plantas era la principal fuente de energía, que se quemaba para obtener calor y alimentar a los animales utilizados para el transporte y el arado. Las fuentes no renovables empezaron a sustituir la mayor parte del uso de la energía renovable en Estados Unidos a principios del siglo XIX, y a principios del siglo XX, los combustibles fósiles eran las principales fuentes de energía. El uso de la biomasa para calentar los hogares siguió siendo una fuente de energía, pero principalmente en las zonas rurales y para el calor suplementario en las zonas urbanas. A mediados de la década de 1980, el uso de la biomasa y otras formas de energía renovable comenzó a aumentar, en gran medida debido a los incentivos para su uso, especialmente para la generación de electricidad. Muchos países están trabajando para aumentar el uso de las energías renovables como forma de ayudar a reducir y evitar las emisiones de dióxido de carbono.

  ¿Cómo se transporta la energía eléctrica desde la central hasta la vivienda?

Fuentes de energía renovable

El uso de las energías renovables aumentó un 3% en 2020, ya que la demanda de todos los demás combustibles disminuyó. El principal motor fue un crecimiento de casi el 7% en la generación de electricidad a partir de fuentes renovables. Los contratos a largo plazo, el acceso prioritario a la red y la instalación continua de nuevas plantas apuntalaron el crecimiento de las energías renovables a pesar de la menor demanda de electricidad, los retos de la cadena de suministro y los retrasos en la construcción en muchas partes del mundo. En consecuencia, la cuota de las renovables en la generación mundial de electricidad saltó al 29% en 2020, frente al 27% en 2019. El uso de la bioenergía en la industria creció un 3%, pero se vio compensado en gran medida por un descenso de los biocombustibles, ya que la menor demanda de petróleo también redujo el uso de biocombustibles mezclados.

La generación de electricidad renovable en 2021 se expandirá más del 8% para alcanzar los 8 300 TWh, el crecimiento interanual más rápido desde la década de 1970. La energía solar fotovoltaica y la eólica aportarán dos tercios del crecimiento de las energías renovables. Sólo China debería representar casi la mitad del aumento mundial de la electricidad renovable en 2021, seguida de Estados Unidos, la Unión Europea y la India.

Por Nerea Pico

[email protected], soy Nerea Pico. Te invito a leer mi blog, soy una apasionada de la naturaleza.