Consecuencias de los recursos no renovables

La definición de recursos no renovables es el suministro de energía renovable que está disponible de forma ilimitada para nuestro consumo. Sin embargo, la cantidad de energía disponible para nuestro consumo en las fuentes de energía no renovables es limitada. Si una fuente de energía no se renueva, como la energía solar, se considera un recurso no renovable.

Sin embargo, la cantidad de energía disponible para nuestro consumo en las fuentes de energía no renovables es limitada. Por eso debemos pensar siempre en pasar de las fuentes de energía no renovables a las renovables.

¿Por qué los combustibles fósiles se consideran recursos no renovables? Los combustibles fósiles son la energía generada a partir de la materia orgánica, que queda atrapada entre las capas de sedimentos de la tierra. Esta materia orgánica ha estado allí durante millones de años.

Por ello, se comprimen y descomponen con el tiempo para dar vida a los depósitos de combustibles fósiles. Estos depósitos son altamente combustibles. Como resultado, es una excelente fuente de energía disponible por ahí para considerar.

Definición de recursos no renovables

Los recursos renovables y no renovables son fuentes de energía que la sociedad humana utiliza para su funcionamiento diario. La diferencia entre estos dos tipos de recursos es que los renovables pueden reponerse de forma natural, mientras que los no renovables no. Esto significa que los recursos no renovables tienen un suministro limitado y no pueden utilizarse de forma sostenible.

  ¿Qué hace el Minem?

Hay cuatro tipos principales de recursos no renovables: el petróleo, el gas natural, el carbón y la energía nuclear. El petróleo, el gas natural y el carbón se denominan colectivamente combustibles fósiles. Los combustibles fósiles se formaron en la Tierra a partir de plantas y animales muertos durante millones de años, de ahí el nombre de combustibles “fósiles”. Se encuentran en capas subterráneas de roca y sedimentos. La presión y el calor actuaron conjuntamente para transformar los restos de plantas y animales en crudo (también conocido como petróleo), carbón y gas natural.

Las plantas y los animales que se convirtieron en combustibles fósiles vivieron en una época llamada Período Carbonífero, hace unos 300 a 360 millones de años. La energía de los restos de plantas y animales procedía originalmente del sol; mediante el proceso de fotosíntesis, la energía solar se almacena en los tejidos de las plantas, que luego consumen los animales, añadiendo la energía a sus propios cuerpos. Cuando se queman los combustibles fósiles, se libera esta energía atrapada.

Recursos finitos

La definición de recursos no renovables es el suministro de energía renovable que está disponible de forma ilimitada para nuestro consumo. Sin embargo, la cantidad de energía disponible para nuestro consumo en las fuentes de energía no renovables es limitada. Piénsalo así: si una fuente de energía no se repone, como la energía solar, se clasifica como recurso no renovable.

Sin embargo, la cantidad de energía disponible para nuestro consumo en las fuentes de energía no renovables es limitada. Por eso debemos pensar siempre en pasar de las fuentes de energía no renovables a las renovables.

  ¿Cuántos tipos de energías renovables se conocen en la actualidad?

¿Por qué los combustibles fósiles se consideran recursos no renovables? Los combustibles fósiles son la energía generada a partir de la materia orgánica, que queda atrapada entre las capas de sedimentos de la tierra. Esta materia orgánica ha estado allí durante millones de años.

Por ello, se comprimen y descomponen con el tiempo para dar vida a los depósitos de combustibles fósiles. Estos depósitos son altamente combustibles. Como resultado, es una excelente fuente de energía disponible por ahí para considerar.

¿Es la energía nuclear renovable?

Un recurso no renovable (también llamado recurso finito) es un recurso natural que no puede ser sustituido fácilmente por medios naturales a un ritmo lo suficientemente rápido como para mantener el consumo[1] Un ejemplo son los combustibles fósiles basados en el carbono. La materia orgánica original, con la ayuda del calor y la presión, se convierte en un combustible como el petróleo o el gas. Los minerales terrestres y los minerales metálicos, los combustibles fósiles (carbón, petróleo, gas natural) y las aguas subterráneas de ciertos acuíferos se consideran recursos no renovables, aunque los elementos individuales se conservan siempre (excepto en las reacciones nucleares, la desintegración nuclear o el escape atmosférico).

Por el contrario, recursos como la madera (cuando se cosecha de forma sostenible) y el viento (utilizado para alimentar los sistemas de conversión de energía) se consideran recursos renovables, en gran medida porque su reposición localizada puede producirse también en plazos significativos para los seres humanos.

Los minerales terrestres y los minerales metálicos son ejemplos de recursos no renovables. Los metales en sí están presentes en grandes cantidades en la corteza terrestre, y su extracción por parte de los seres humanos sólo se produce cuando se concentran mediante procesos geológicos naturales (como el calor, la presión, la actividad orgánica, la meteorización y otros procesos) lo suficiente como para que su extracción sea económicamente viable. Estos procesos suelen tardar entre decenas de miles y millones de años, a través de la tectónica de placas, el hundimiento tectónico y el reciclaje de la corteza.

Por Nerea Pico

[email protected], soy Nerea Pico. Te invito a leer mi blog, soy una apasionada de la naturaleza.