Energias renovables para el hogar

Por qué es buena la energía renovable

Estas fuentes de energía se denominan no renovables porque sus suministros están limitados a las cantidades que podemos extraer de la tierra. El carbón, el gas natural y el petróleo se formaron durante miles de años a partir de los restos enterrados de antiguas plantas y animales marinos que vivieron hace millones de años. Por eso también llamamos a esas fuentes de energía combustibles fósiles.

La energía nuclear se produce a partir del uranio, una fuente de energía no renovable cuyos átomos se dividen (mediante un proceso llamado fisión nuclear) para crear calor y, finalmente, electricidad. Los científicos creen que el uranio se creó hace miles de millones de años, cuando se formaron las estrellas. El uranio se encuentra en toda la corteza terrestre, pero la mayor parte es demasiado difícil o demasiado cara para extraerlo y transformarlo en combustible para las centrales nucleares.

Durante la mayor parte de la historia de la humanidad, la biomasa de las plantas era la principal fuente de energía, que se quemaba para obtener calor y alimentar a los animales utilizados para el transporte y el arado. Las fuentes no renovables empezaron a sustituir la mayor parte del uso de la energía renovable en Estados Unidos a principios del siglo XIX, y a principios del siglo XX, los combustibles fósiles eran las principales fuentes de energía. El uso de la biomasa para calentar los hogares siguió siendo una fuente de energía, pero principalmente en las zonas rurales y para el calor suplementario en las zonas urbanas. A mediados de la década de 1980, el uso de la biomasa y otras formas de energía renovable comenzó a aumentar, en gran medida debido a los incentivos para su uso, especialmente para la generación de electricidad. Muchos países están trabajando para aumentar el uso de las energías renovables como forma de ayudar a reducir y evitar las emisiones de dióxido de carbono.

  3 formas de energia renovable

Energía renovable

¿Cuándo tiene sentido la energía solar u otra energía alternativa para su hogar? ¿Busca reducir las facturas de los servicios públicos? ¿Le preocupa el efecto de la quema de combustibles fósiles sobre el planeta? ¿Le gustaría tener más independencia energética para que le molesten menos las líneas eléctricas caídas, los apagones, las caídas de tensión u otras interrupciones de los servicios públicos?

Hoy en día tenemos más opciones que nunca para aprovechar las energías renovables. Y las mejoras para ahorrar energía, como los paneles solares y las bombas de calor geotérmicas, son cada vez más asequibles. Pero independientemente de cómo se genere la energía de nuestros hogares, es importante reducir el consumo empleando prácticas de eficiencia energética.

En 2018, los clientes de servicios públicos residenciales de Estados Unidos utilizaron una media de 10.972 kilovatios-hora (kWh) al año. Eso equivale a unos 914 kWh cada mes. Los clientes residenciales de Tennessee fueron los que más electricidad utilizaron al año, con una media de 15.394 kWh. Mientras que los clientes residenciales de Hawái fueron los que menos consumieron al año de media: 6.213 kWh.

Un sistema de energía alternativa rentable no tiene por qué satisfacer todas las necesidades energéticas de su hogar. Entender este concepto le ayudará a decidir qué sistema es el adecuado para usted y qué tamaño tiene más sentido.

Ventajas y desventajas de las distintas fuentes de energía renovable

Si es usted un autoconstructor que va a embarcarse en su propio proyecto de construcción de una casa en 2021, debería pensar en cómo las energías renovables pueden ayudarle a tener un impacto tan bajo en el medio ambiente como sea posible. Las tecnologías neutras en cuanto a emisiones de carbono nunca han sido tan asequibles, y los mejores resultados se obtienen a menudo en proyectos de nueva construcción. Con los precios de la energía renovable más bajos que nunca y los incentivos para ser ecológicos, 2021 es el momento ideal para ser un héroe ecológico de la autoconstrucción.

  ¿Cuáles son los tipos de energía eléctrica?

Beneficios de la instalación de energía renovable en las casas de autoconstrucciónCostes de la autoconstrucciónNo es ningún secreto que el coste de una casa de autoconstrucción puede ser mucho más barato que si se compra a un promotor comercial. Pero cualquier autoconstructor con experiencia sabe que no es el camino más fácil.

Otra opción de calefacción con bajas emisiones de carbono en una nueva construcción, es una caldera de biomasa, que esencialmente imita todo el sistema de calefacción central de caldera tradicional. Pero como con las nuevas construcciones el mundo es básicamente su ostra, usted tiene una gama de opciones disponibles. No hay que tener en cuenta los sistemas existentes como en una casa tradicional. Diseñar una nueva construcción con una caldera de pellets no es necesariamente la opción más barata, así que si el presupuesto es restringido, podría considerar una combinación de bombas de calor de fuente de aire con energía solar térmica como forma de calentar su espacio.

Nuevas fuentes de energía

La energía renovable es la que se repone por la propia naturaleza. A diferencia de los combustibles fósiles, las fuentes de energía renovables no se agotan nunca. Esta forma de energía también se conoce como “energía verde” porque, por lo general, puede aprovecharse sin crear un daño duradero al planeta. Por el contrario, las personas pueden utilizarla de forma totalmente armoniosa con la naturaleza. La energía verde suele producir poca contaminación, por lo que incluso las grandes operaciones de producción de energía pueden tener un impacto medioambiental limitado. Por todas estas razones, la energía verde también se denomina “energía alternativa”, una alternativa a los combustibles fósiles. Algunos ejemplos de energía verde son la eólica, la solar y la geotérmica.

  ¿Cuáles son los beneficios de las energías limpias y renovables?

Una de las razones por las que la gente puede integrar la energía renovable en sus hogares es para reducir su huella de carbono. La huella de carbono es una medida de la cantidad de dióxido de carbono que un hogar aporta a la atmósfera. Los científicos que estudian el clima han llegado al consenso de que el aumento de la concentración de dióxido de carbono y otros “gases de efecto invernadero” en la atmósfera se asocia con el aumento de las temperaturas medias en la Tierra. Estos gases atrapan la radiación solar dentro de la atmósfera, lo que influye en la cantidad de calor del sol que queda atrapado en las proximidades de la Tierra y afecta a la superficie del planeta.