La energía del futuro

La energía renovable está en auge, ya que la innovación reduce los costes y empieza a cumplir la promesa de un futuro energético limpio. La generación solar y eólica estadounidense está batiendo récords y se está integrando en la red eléctrica nacional sin comprometer la fiabilidad.

Esto significa que las energías renovables están desplazando cada vez más a los combustibles fósiles “sucios” en el sector eléctrico, ofreciendo el beneficio de menores emisiones de carbono y otros tipos de contaminación. Pero no todas las fuentes de energía comercializadas como “renovables” son beneficiosas para el medio ambiente. La biomasa y las grandes presas hidroeléctricas plantean difíciles compensaciones si se tiene en cuenta el impacto sobre la fauna y la flora, el cambio climático y otras cuestiones. Esto es lo que debes saber sobre los diferentes tipos de fuentes de energía renovable y cómo puedes utilizar estas tecnologías emergentes en tu propia casa.

La energía renovable, a menudo denominada energía limpia, procede de fuentes o procesos naturales que se reponen constantemente. Por ejemplo, la luz del sol o el viento siguen brillando y soplando, aunque su disponibilidad dependa del tiempo y la meteorología.Aunque a menudo se piensa en las energías renovables como una tecnología nueva, el aprovechamiento de la energía de la naturaleza se ha utilizado durante mucho tiempo para la calefacción, el transporte, la iluminación y mucho más. El viento ha impulsado los barcos para navegar por los mares y los molinos para moler el grano. El sol ha proporcionado calor durante el día y ha ayudado a encender fuegos para que duren hasta la noche. Pero en los últimos 500 años, el ser humano ha recurrido cada vez más a fuentes de energía más baratas y sucias, como el carbón y el gas fraccionado.

  El petroleo es una fuente de energia renovable

¿Es la energía nuclear renovable?

Hoy sabemos que el uso de los combustibles fósiles por parte de la humanidad está dañando gravemente nuestro medio ambiente. Los combustibles fósiles provocan contaminación local allí donde se producen y utilizan, y su uso continuado está causando un daño duradero al clima de todo nuestro planeta. Sin embargo, ha sido muy difícil cambiar de forma significativa nuestros hábitos.

Algunos expertos se preguntan ahora si esta crisis podría ser el empujón que el mundo necesita para abandonar el petróleo. Uno de ellos se pregunta: “¿Podría la crisis del coronavirus ser el principio del fin de la industria petrolera?” Otro: “¿Matará el coronavirus a la industria petrolera y ayudará a salvar el clima?” Mientras tanto, se prevé que en 2020 las emisiones anuales de gases de efecto invernadero disminuyan entre un 4 y un 7% como consecuencia de los efectos del virus, y algunas de las ciudades más contaminadas del mundo disfrutan actualmente de cielos despejados.

La idea de que la pandemia podría ayudar a salvar el planeta pasa por alto puntos cruciales. En primer lugar, dañar la economía mundial no es la forma de afrontar el cambio climático. Y en cuanto al petróleo, ¿qué ocupará su lugar? No hemos encontrado un buen sustituto del petróleo, en cuanto a su disponibilidad y adecuación. Aunque el suministro es finito, el petróleo es abundante y la tecnología para extraerlo sigue mejorando, lo que hace que su producción y uso sean cada vez más económicos. Lo mismo ocurre en gran medida con el gas natural.

Por qué son buenas las energías renovables

Los combustibles fósiles -incluidos el carbón, el petróleo y el gas natural- han alimentado las economías durante más de 150 años y actualmente suministran alrededor del 80% de la energía mundial. Los combustibles fósiles se formaron hace millones de años a partir de los restos ricos en carbono de animales y plantas, al descomponerse y comprimirse y calentarse bajo tierra. Cuando los combustibles fósiles se queman, el carbono almacenado y otros gases de efecto invernadero se liberan a la atmósfera. La acumulación excesiva de gases de efecto invernadero en la atmósfera ha provocado cambios drásticos en el clima de la Tierra, una tendencia que empeorará a medida que se quemen más combustibles fósiles.

  Porcentaje de uso de energias renovables en españa

En 2020, el petróleo fue la mayor fuente de emisiones de carbono relacionadas con la energía en Estados Unidos, y el gas natural le siguió de cerca. Los tres combustibles fósiles contribuyen con distintos niveles de emisiones en los distintos sectores. Datos de la Administración de Información Energética. Gráficos de Emma Johnson.

Los combustibles fósiles no son la única forma de generar electricidad. Las tecnologías más limpias, como las energías renovables, junto con el almacenamiento de energía y la mejora de la eficiencia energética, pueden contribuir a un sistema energético más sostenible con cero emisiones de carbono.

Recursos no renovables

La energía renovable es la energía procedente de fuentes que se reponen de forma natural pero con un flujo limitado; los recursos renovables son prácticamente inagotables en cuanto a su duración pero limitados en cuanto a la cantidad de energía disponible por unidad de tiempo.

Hasta mediados del siglo XIX, la madera era la fuente de casi todas las necesidades energéticas del país para la calefacción, la cocina y la iluminación. Desde finales del siglo XIX hasta hoy, los combustibles fósiles -carbón, petróleo y gas natural- han sido las principales fuentes de energía. La energía hidráulica y la madera fueron los recursos energéticos renovables más utilizados hasta la década de 1990. Desde entonces, las cantidades de consumo de energía de Estados Unidos procedentes de biocombustibles, energía geotérmica, energía solar y energía eólica han aumentado. La producción y el consumo totales de energía renovable en Estados Unidos alcanzaron máximos históricos en 2020.

En 2020, las energías renovables proporcionaron unos 11,59 cuatrillones de unidades térmicas británicas (Btu)-el cuatrillón es el número 1 seguido de 15 ceros-equivalentes al 12% del consumo total de energía de Estados Unidos. El sector de la energía eléctrica representó alrededor del 60% del consumo total de energía renovable de Estados Unidos en 2020, y alrededor del 20% de la generación total de electricidad de Estados Unidos procedió de fuentes de energía renovables.

Por Nerea Pico

[email protected], soy Nerea Pico. Te invito a leer mi blog, soy una apasionada de la naturaleza.