Historia de las centrales eléctricas de carbón

En Londres, Thomas Edison inaugura la primera central eléctrica de carbón, que proporciona electricidad para el alumbrado, seguida unos meses más tarde por la central de Pearl Street, en Nueva York, que tiene capacidad para encender 7.200 lámparas.

En Larderello (Italia), Piero Ginori Conti genera electricidad mediante energía geotérmica. En 1911, se construye en Larderello la primera central eléctrica geotérmica del mundo, que pasa a abastecer a los ferrocarriles italianos.

Los Laboratorios Bell desarrollan la primera célula fotovoltaica práctica de silicio, que produce electricidad a partir de la luz solar. El New York Times afirma que esto puede marcar una nueva era en la que se aproveche la «energía casi ilimitada del sol».

Un reactor experimental en Obninsk (Rusia) es el primer reactor nuclear que suministra electricidad a una red eléctrica. Calder Hall, el primer reactor a escala industrial, se inaugura dos años después en el norte de Inglaterra.

El rápido crecimiento económico de China hace que supere a Estados Unidos en consumo energético. En 2015, consumía un 32% más que Estados Unidos, aunque su consumo per cápita era sólo un tercio.

Fuentes de energía ucranianas

Hace más de 8.000 años, el ser humano descubrió que las velas podían utilizarse para aprovechar la energía del viento para el transporte. Más tarde, la energía eólica volvió a utilizarse, esta vez para hacer girar cosas como la primera «granja eólica» en forma de molinos que hacían girar ruedas de agua para moler el grano.

Antes de 1850, el fuego de leña era la principal fuente para calentar, cocinar y producir el vapor utilizado en las máquinas de ferrocarril. Otras fuentes utilizadas en aquella época eran el agua, el viento, el carbón y, en menor medida, el gas natural manufacturado.

Aunque parezca mentira, los chinos ya utilizaban el gas natural en el año 500 a.C. El bambú, que se encontraba en el suelo, se utilizaba para canalizar el gas y utilizarlo para hervir el agua de mar y eliminar la sal. Sí, ¡la primera tubería de gas natural del mundo!

Por esa misma época, los ingenieros de la antigua Roma desarrollaron un sistema de calefacción llamado hipocausto. Al construir las casas, se añadía un espacio abierto bajo el suelo donde un fuego permitía el paso de aire caliente para calentar la habitación de arriba. Esta tecnología de hipocausto, desarrollada por los romanos, se utilizaba para calentar las habitaciones y los baños y se convirtió en una adición común a las nuevas construcciones de la región.

Historia de la energía

Podemos suponer con demasiada facilidad que los romanos, al carecer de los combustibles que impulsan el mundo moderno y de las sofisticadas tecnologías que han aprovechado el agua, sólo tenían un débil dominio de la energía, pero nos equivocaríamos. La arqueología y la investigación histórica han demostrado desde hace tiempo que los romanos, maestros de la arquitectura y la tecnología militar, eran también hábiles explotadores de muchos recursos naturales que transformaban con calor, luz y energía…

Este vasto imperio, que se extendía en su apogeo desde las Islas Británicas hasta Oriente Medio, no podría haberse alcanzado sin un uso eficiente de la energía en todas sus formas: energía eólica, energía hidráulica y combustión de madera, carbón y aceites. Este artículo destaca las fuentes de energía y las tecnologías que permitieron a los romanos importar grano de Egipto, sedas de China, cocinar, calentar e iluminar sus hogares, alimentar sus talleres y molinos de acuñación de monedas, y hacer funcionar las bombas para extraer el agua de las minas.

Los romanos utilizaban la energía hidráulica para moler maíz, cortar madera, hacer música e incluso dar la hora. Por ejemplo, los molinos harineros de Barbegal, en el sur de Francia, y los del Janículo, en Roma, se basaban en la energía hidráulica y fueron descritos por Vitruvio en su De Architectura del 25 a.C. y mencionados por Plinio el Viejo en su Naturalis Historia del 77 d.C. Cerca de Toledo y Córdoba, en España, se conservan ejemplos de norias que elevaban el agua del río a pequeños acueductos para distribuirla a los asentamientos cercanos. Estas norias eran habituales en las proximidades de los ríos y los asentamientos.

Culturas antiguas que utilizaban la energía eólica

Blog de energía limpiaLa antigua energía solar: Cómo las antiguas civilizaciones aprovecharon la energía del solBlog5 de enero de 2018La energía solar suele verse como una tecnología futurista. Pero lo que la gente suele pasar por alto es que también es la tecnología del pasado.

Muchas culturas antiguas veneraban el sol como el elemento más poderoso de su mundo. Algunas de ellas erigieron impresionantes estructuras para seguir sus movimientos: pirámides, piedras erguidas y enormes movimientos de tierra. Pero ¿sabías que muchos pueblos antiguos también aprovecharon el calor y el poder del sol?

Utilizar el conocimiento del sol, el clima y los patrones meteorológicos predominantes para hacer que las casas sean energéticamente eficientes es parte de lo que hace que los hogares modernos sean cómodos y les ayude a reducir su huella de carbono. Es una técnica de futuro, pero cada vez más descubrimos que es una mentalidad que se ha incorporado a las estructuras tradicionales de las casas desde hace milenios.

Los antiguos egipcios son el primer pueblo conocido que utilizó la energía solar a gran escala para calentar sus casas. Diseñaban sus casas para almacenar el calor del sol en las paredes del edificio durante el día, que luego liberaban al ponerse el sol como forma de regular la temperatura de la casa durante las frías noches del desierto. Los antiguos griegos, romanos, nativos americanos y chinos también utilizaban técnicas similares para ayudar a regular la temperatura de sus hogares.

Por Nerea Pico

Bienvenid@, soy Nerea Pico. Te invito a leer mi blog, soy una apasionada de la naturaleza.