La energia nuclear es un recurso renovable o no renovable

¿Es la energía nuclear renovable?

La energía hidroeléctrica, eólica, solar, de biomasa y geotérmica son fuentes de energía limpias e ilimitadas. Como energías renovables, desempeñan un papel preponderante en la transición energética. Es esencial promover su desarrollo para combatir el calentamiento global.

Se dice que la energía es renovable cuando procede de recursos renovables como el sol, el viento, el agua o la biomasa. La energía renovable no utiliza combustibles fósiles, carbón o gas, sino recursos naturales que pueden reponerse durante la vida del ser humano.

La energía nuclear es una energía descarbonizada y no contaminante. No emite gases de efecto invernadero a la atmósfera. Sin embargo, el uranio, el combustible utilizado en los reactores nucleares, es un recurso limitado. La energía nuclear es, por tanto, una energía limpia pero no renovable.

A diferencia de la energía eólica o la solar, la energía nuclear no depende de los patrones meteorológicos ni del clima para generar energía y, por tanto, es probable que se mantenga durante un tiempo y ayude al Reino Unido a alcanzar sus objetivos de energía neta cero.

Los combustibles fósiles son la principal causa de las emisiones de CO2 en el Reino Unido. Por eso es esencial reducir nuestra dependencia de los combustibles fósiles y limitar nuestras emisiones de gases de efecto invernadero apoyando el desarrollo de las energías renovables.

Recursos finitos

Un recurso no renovable (también llamado recurso finito) es un recurso natural que no puede ser sustituido fácilmente por medios naturales a un ritmo lo suficientemente rápido como para mantener el consumo[1] Un ejemplo son los combustibles fósiles basados en el carbono. La materia orgánica original, con la ayuda del calor y la presión, se convierte en un combustible como el petróleo o el gas. Los minerales terrestres y los minerales metálicos, los combustibles fósiles (carbón, petróleo, gas natural) y las aguas subterráneas de ciertos acuíferos se consideran recursos no renovables, aunque los elementos individuales se conservan siempre (excepto en las reacciones nucleares, la desintegración nuclear o el escape atmosférico).

  Simbolos de energias renovables

Por el contrario, recursos como la madera (cuando se cosecha de forma sostenible) y el viento (utilizado para alimentar los sistemas de conversión de energía) se consideran recursos renovables, en gran medida porque su reposición localizada puede producirse también en plazos significativos para los seres humanos.

Los minerales terrestres y los minerales metálicos son ejemplos de recursos no renovables. Los metales en sí están presentes en grandes cantidades en la corteza terrestre, y su extracción por parte de los seres humanos sólo se produce cuando se concentran mediante procesos geológicos naturales (como el calor, la presión, la actividad orgánica, la meteorización y otros procesos) lo suficiente como para que su extracción sea económicamente viable. Estos procesos suelen tardar entre decenas de miles y millones de años, a través de la tectónica de placas, el hundimiento tectónico y el reciclaje de la corteza.

Definición de recursos no renovables

La energía nuclear como fuente de energía se remonta a la primera central nuclear, construida en 1954 en la Unión Soviética. Pero el estudio de la energía nuclear se remonta a más de 100 años atrás. Lo que comenzó como el estudio de los átomos, finalmente condujo al desarrollo de la bomba nuclear, y luego al aprovechamiento de la energía nuclear para obtener energía.

La energía nuclear, en lo que respecta a la potencia y la electricidad en general, es sencilla y compleja al mismo tiempo. La energía nuclear se produce mediante la fisión nuclear. Ésta consiste en dividir los átomos para producir calor.

Las centrales nucleares producen energía creando calor a través de la fisión nuclear. Este calor crea vapor, al igual que el carbón produce vapor en una central de carbón, o el gas natural produce vapor en una central de gas natural, y así sucesivamente. El vapor generado se utiliza para hacer girar las turbinas, que a su vez alimentan un generador y crean electricidad.

  Fuente de energia radiante

La energía nuclear requiere uranio, un mineral metálico que se encuentra en la Tierra. Al igual que otros minerales, el uranio es finito y acabará agotándose. Pero, a diferencia de los combustibles fósiles, los depósitos de uranio son mucho más abundantes. De hecho, algunos estiman que hay suficiente uranio para generar energía durante otros cinco mil millones de años. Sin embargo, eso no es infinito, por lo que muchos argumentan que la energía nuclear no es renovable.

Consecuencias de los recursos no renovables

Estas fuentes de energía se denominan no renovables porque sus suministros están limitados a las cantidades que podemos minar o extraer de la tierra. El carbón, el gas natural y el petróleo se formaron durante miles de años a partir de los restos enterrados de antiguas plantas y animales marinos que vivieron hace millones de años. Por eso también llamamos a esas fuentes de energía combustibles fósiles.

La energía nuclear se produce a partir del uranio, una fuente de energía no renovable cuyos átomos se dividen (mediante un proceso llamado fisión nuclear) para crear calor y, finalmente, electricidad. Los científicos creen que el uranio se creó hace miles de millones de años, cuando se formaron las estrellas. El uranio se encuentra en toda la corteza terrestre, pero la mayor parte es demasiado difícil o demasiado cara para extraerlo y transformarlo en combustible para las centrales nucleares.

Durante la mayor parte de la historia de la humanidad, la biomasa de las plantas era la principal fuente de energía, que se quemaba para obtener calor y alimentar a los animales utilizados para el transporte y el arado. Las fuentes no renovables empezaron a sustituir la mayor parte del uso de la energía renovable en Estados Unidos a principios del siglo XIX, y a principios del siglo XX, los combustibles fósiles eran las principales fuentes de energía. El uso de la biomasa para calentar los hogares siguió siendo una fuente de energía, pero principalmente en las zonas rurales y para el calor suplementario en las zonas urbanas. A mediados de la década de 1980, el uso de la biomasa y otras formas de energía renovable comenzó a aumentar, en gran medida debido a los incentivos para su uso, especialmente para la generación de electricidad. Muchos países están trabajando para aumentar el uso de las energías renovables como forma de ayudar a reducir y evitar las emisiones de dióxido de carbono.

  Desventajas del petroleo como fuente de energia