Producción de electricidad Europa

Las energías renovables generaron el 38% de la electricidad de la UE en 2020, superando al carbón y al gas para convertirse en la principal fuente de electricidad por primera vez en Europa, según los nuevos datos publicados el lunes (25 de enero).

“Al comienzo de una década de acción climática global, es satisfactorio que Europa haya alcanzado ya este punto de inflexión de la energía verde. El rápido crecimiento de la energía eólica y solar ha obligado a reducir el carbón, pero esto es sólo el principio”, afirma Dave Jones, analista principal de electricidad de Ember Climate.

“Europa confía en la eólica y la solar para garantizar no sólo la eliminación del carbón en 2030, sino también para sustituir la generación de gas, reemplazar las centrales nucleares que se están cerrando y satisfacer la creciente demanda de electricidad de los coches eléctricos y las bombas de calor”, añadió Jones.

Sin embargo, de cara al futuro hay muchos retos.  La UE tiene el objetivo vinculante de aumentar el porcentaje de energías renovables hasta el 32% de su combinación energética global para 2030, frente a algo menos del 20% actual. Pero ese objetivo tendrá que aumentar hasta el 38-40% para cumplir los objetivos climáticos actualizados del bloque para 2030, según la Comisión Europea.

Combinación energética de la UE

Las energías renovables desempeñan un papel importante y creciente en el sistema energético de la Unión Europea. La cuota de energía procedente de fuentes renovables en el consumo final bruto de energía fue del 18% en 2018. Esto es el doble de la cuota de 2004, con un 8,5%[1].

  Generadores de energia renovable

La proporción de fuentes renovables en el consumo final bruto de energía ha crecido en todos los Estados miembros desde 2004. El estado líder fue Suecia con más de la mitad (54,6%) de su energía proporcionada por fuentes renovables en 2018 en términos de consumo final bruto de energía, seguido por Finlandia (41,2%), Letonia (40,3%), Dinamarca (36,1%) y Austria (33,4%)[1].

Los objetivos de uso de energías renovables para 2020 entre los distintos Estados miembros varían entre el 10% y el 49%[2] A finales de 2018, 12 Estados miembros de la UE ya habían cumplido sus objetivos nacionales para 2020, dos años antes de lo previsto[1].

El Tratado de Maastricht, firmado en 1992, estableció el objetivo de promover un crecimiento estable protegiendo el medio ambiente. El Tratado de Ámsterdam de 1997 añadió el principio de desarrollo sostenible a los objetivos de la UE. Desde 1997, la UE trabaja para conseguir un suministro de energía renovable equivalente al 12% del consumo total de energía de la UE en 2010.

Energías renovables por países

La demanda de energía final de Europa ha seguido una tendencia a la baja durante la última década, y seguirá disminuyendo hacia mediados de siglo. El sector del transporte experimentará la mayor reducción de la demanda energética, con la transición a los vehículos eléctricos eficientes. La demanda de energía del sector manufacturero también disminuirá debido a la contracción del sector secundario en la economía europea, pero también por el aumento de la eficiencia en la fabricación. Con una población estable y el aumento de la eficiencia por el cambio a tecnologías más eficientes, especialmente en la calefacción, la demanda de energía en el sector de los edificios disminuirá ligeramente.La electrificación del sector del transporte será el mayor impulsor de la reducción del consumo de petróleo durante el periodo previsto. El gas natural superará al petróleo como mayor fuente de energía primaria de la región antes de 2030, el carbón seguirá disminuyendo, mientras que la biomasa mantendrá una cuota elevada y será la segunda fuente de energía en 2050.La cuota de energía fósil se reducirá al 42% en 2050.

  ¿Qué hace el Ministerio de transicion ecologica?

Electricidad Europa

A lo largo de los 12 meses, las fuentes renovables generaron el 38% de la electricidad europea, mientras que el 37% procedía de los combustibles fósiles. La inversión en energía eólica y solar fue el principal motor de la descarbonización, ya que la generación eólica aumentó un 9% y la solar un 15%, lo que supuso un total de 51 teravatios hora (TWh) adicionales de electricidad renovable.

Los resultados, publicados hoy por el grupo de expertos del Reino Unido Ember y el grupo de expertos alemán Agora Energiewende, muestran además que, a nivel nacional, Alemania y España produjeron por primera vez más electricidad procedente de energías renovables que de combustibles fósiles.

Tras la decisión de Estados Unidos de reincorporarse al Acuerdo de París la semana pasada, los resultados ofrecen más esperanzas de que sea posible una revolución energética verde global, incluso mientras el mundo lucha por combatir la actual pandemia de coronavirus.

Sin embargo, no todo son buenas noticias: en un análisis de sus resultados, los grupos de reflexión afirman que la transición energética sigue produciéndose con demasiada lentitud para alcanzar el objetivo de la UE de reducir un 55% los gases de efecto invernadero para 2030 y, en consecuencia, la neutralidad de carbono para 2050. Según Ember, Europa tendrá que añadir 100 teravatios hora de generación renovable cada año para alcanzar su objetivo de 2030, casi el doble de lo que se añadió en 2020.

Por Nerea Pico

[email protected], soy Nerea Pico. Te invito a leer mi blog, soy una apasionada de la naturaleza.