Animales de la sabana africana

Los animales interactúan entre sí de numerosas y complejas maneras. Sin embargo, podemos hacer algunas afirmaciones generales sobre estas interacciones. Esto nos permite comprender mejor el papel que desempeñan las especies dentro de sus ecosistemas y cómo las especies individuales pueden afectar positiva o negativamente a las especies que las rodean.

De los distintos tipos de interacciones entre especies, la mayoría tienen que ver con los recursos y los consumidores. Un recurso, en términos ecológicos, es algo (como el alimento, el agua, el hábitat, la luz solar o las presas) que necesita un organismo para realizar una función vital como el crecimiento o la reproducción. Un consumidor es un organismo que consume un recurso (como los depredadores, los herbívoros o los detritívoros). La mayoría de las interacciones entre animales implican a una o más especies competidoras que compiten por un recurso.

Las interacciones entre especies pueden clasificarse en cuatro grupos básicos en función de cómo se ven afectadas las especies participantes por la interacción. Incluyen las interacciones competitivas, las interacciones consumidor-recurso, las interacciones detritívoro-detritívoro y las interacciones mutualistas.

Qué es un ecosistema

En cualquier disposición o comunidad, la “piedra angular” se considera una de las partes más vitales. En un ecosistema marino, o en cualquier tipo de ecosistema, una especie clave es un organismo que ayuda a mantener unido el sistema. Sin su especie clave, los ecosistemas tendrían un aspecto muy diferente. Algunos ecosistemas podrían no ser capaces de adaptarse a los cambios ambientales si sus especies clave desaparecieran. Eso podría significar el fin del ecosistema, o podría permitir que una especie invasora tomara el control y cambiara drásticamente el ecosistema en una nueva dirección.

  Ecosistemas de agua salada para niños

Dado que una especie clave no es una designación formal, los científicos pueden debatir qué plantas o animales de un ecosistema concreto merecen ese título. Algunos científicos especializados en fauna y flora silvestres afirman que el concepto simplifica en exceso el papel de un animal o una planta en redes alimentarias y hábitats complejos. Por otro lado, denominar especie clave a una planta o animal concreto de un ecosistema es una forma de ayudar al público a entender lo importante que puede ser una especie para la supervivencia de muchas otras.

Animales del ecosistema

Pero la naturaleza es mucho más que mamíferos y aves. El término “biodiversidad” se refiere a toda la vida de un ecosistema. Eso incluye todo, desde los helechos hasta los zorros y los hongos. En un entorno natural sano, todos los seres vivos desempeñan un papel en el sistema. Por ejemplo, un ecosistema de sabana en Sudáfrica incluye (pero no se limita a): Como puedes ver, en ese ecosistema pasan muchas cosas. Cada uno de los organismos (seres vivos) tiene un papel que desempeñar. Cuando las piezas del puzzle desaparecen, ciertos procesos y a veces ecosistemas enteros pueden colapsar. Cada ser vivo del entorno – “desde la hormiga hasta el antílope”- es crucial para una sabana sana y funcional. A su vez, cada ecosistema desempeña un papel en la comunidad biológica de la Tierra: los ecosistemas proporcionan alimentos, aire limpio y muchos otros recursos.

Entonces, ¿por qué nos centramos específicamente en los grandes animales en la fotografía, la conservación y las noticias? ¿Por qué no las plantas, los hongos o los insectos? ¿Por qué no los anfibios, como las ranas y las salamandras, una clase de animales con uno de los mayores porcentajes de especies en peligro de extinción?

  ¿Qué son los ecosistemas ejemplos?

Animales de diferentes ecosistemas del momento

La mayoría de las plantas y los animales viven en zonas con condiciones climáticas muy específicas, como los patrones de temperatura y precipitación, que les permiten prosperar. Cualquier cambio en el clima de una zona puede afectar a las plantas y animales que viven en ella, así como a la composición de todo el ecosistema. Algunas especies ya están respondiendo a un clima más cálido trasladándose a lugares más frescos. Por ejemplo, algunos animales y plantas de América del Norte se están desplazando más al norte o a zonas más altas para encontrar lugares adecuados para vivir. El cambio climático también altera los ciclos vitales de plantas y animales. Por ejemplo, a medida que las temperaturas son más cálidas, muchas plantas empiezan a crecer y florecer antes en primavera y sobreviven más tiempo hasta el otoño. Algunos animales también se despiertan antes de la hibernación o migran en otros momentos.

A medida que la Tierra se calienta, las plantas y los animales que necesitan vivir en lugares fríos, como en las cimas de las montañas o en el Ártico, podrían no tener un lugar adecuado para vivir. Si la Tierra sigue calentándose, hasta una cuarta parte de todas las plantas y animales del planeta podrían extinguirse en 100 años. Cada planta y animal desempeña una función en el ecosistema (por ejemplo, como fuente de alimento, depredador, polinizador, fuente de refugio), por lo que la pérdida de una especie puede afectar a muchas otras.

Por Nerea Pico

[email protected], soy Nerea Pico. Te invito a leer mi blog, soy una apasionada de la naturaleza.