Conservación del agua dulce

Los estuarios son biomas que se producen donde una fuente de agua dulce, como un río, se encuentra con el océano. Por lo tanto, tanto el agua dulce como el agua salada se encuentran en la misma vecindad; la mezcla da lugar a un agua salada diluida (salobre). Los estuarios forman zonas protegidas donde comienzan su vida muchas de las crías de crustáceos, moluscos y peces, lo que también crea importantes zonas de reproducción para otros animales. La salinidad es un factor muy importante que influye en los organismos y en las adaptaciones de los organismos que se encuentran en los estuarios. La salinidad de los estuarios varía considerablemente y se basa en el caudal de sus fuentes de agua dulce, que puede depender de las precipitaciones estacionales. Una o dos veces al día, las mareas altas aportan agua salada al estuario. Las mareas bajas que se producen con la misma frecuencia invierten la corriente de agua salada.

La variación rápida y a corto plazo de la salinidad, debida a la mezcla de agua dulce y salada, supone un difícil reto fisiológico para las plantas y los animales que habitan los estuarios. Muchas especies de plantas de los estuarios son halófitas: plantas que pueden tolerar las condiciones de salinidad. Las plantas halófilas están adaptadas para hacer frente a la salinidad resultante del agua salada en sus raíces o del aerosol marino. En algunas halófitas, los filtros de las raíces eliminan la sal del agua que la planta absorbe. Otras plantas son capaces de bombear oxígeno a sus raíces. Los animales, como los mejillones y las almejas (phylum Mollusca), han desarrollado adaptaciones de comportamiento que gastan mucha energía para funcionar en este entorno rápidamente cambiante. Cuando estos animales se exponen a una baja salinidad, dejan de alimentarse, cierran sus conchas y pasan de la respiración aeróbica (en la que utilizan las branquias para extraer el oxígeno del agua) a la respiración anaeróbica (un proceso que no requiere oxígeno y que tiene lugar en el citoplasma de las células del animal). Cuando la marea alta vuelve al estuario, la salinidad y el contenido de oxígeno del agua aumentan, y estos animales abren sus conchas, comienzan a alimentarse y vuelven a la respiración aeróbica.

  El medio ambiente natural los ecosistemas

Importancia del ecosistema de agua dulce

El bioma de agua dulce está formado por cualquier masa de agua dulce, como lagos, estanques, arroyos y ríos. Cubren aproximadamente el 20% de la Tierra y se encuentran en varios lugares repartidos por todo el mundo. La mayoría de los biomas de agua dulce están formados por agua en movimiento y contienen muchos tipos de peces.

En el bioma de agua dulce viven muchos insectos que algunos podrían considerar como plagas, como los mosquitos y las moscas. Estos insectos son muy importantes porque son una fuente de alimento para muchos mamíferos, aves y anfibios.

Datos sobre los biomas para niños Tipos de biomas Datos sobre los biomas de los humedales ¿Qué son los biomas? Biomas Pruebas, juegos y hojas de trabajo Datos sobre el bioma oceánico Datos sobre la tortuga caimán Datos sobre la rana de garras africana Datos sobre la anguila eléctrica

Importancia del agua dulce

El ecosistema acuático es el más diverso del mundo. La primera vida se originó en el agua y los primeros organismos también eran acuáticos, siendo el agua el principal medio externo e interno de los organismos. Por lo tanto, el agua es el factor más vital para la existencia de todos los organismos vivos. El agua cubre aproximadamente el 71% de la tierra, de la cual más del 95% se encuentra en los gigantescos océanos. Una cantidad muy inferior de agua está contenida en los ríos (0,00015%) y los lagos (0,01%), que constituyen los recursos de agua dulce más valiosos. Los ecosistemas acuáticos mundiales se dividen en dos grandes clases definidas por la salinidad del ecosistema de agua dulce y el ecosistema de agua salada. Los ecosistemas de agua dulce son aguas interiores que tienen bajas concentraciones de sales (< 500 mg/L). El ecosistema de agua salada tiene una alta concentración de sales (con una media de alrededor del 3,5%).

  Como se conservan los ecosistemas

Un ecosistema acuático (hábitats y organismos) incluye ríos y arroyos, estanques y lagos, océanos y bahías, y pantanos y marismas, y sus animales asociados. Estas especies han evolucionado y se han adaptado a los hábitats acuáticos durante millones de años. Los hábitats acuáticos proporcionan el alimento, el agua, el refugio y el espacio esenciales para la supervivencia de los animales y las plantas acuáticos. La biodiversidad acuática es rica y alberga una gran variedad de plantas y animales: desde productores primarios, algas, hasta consumidores terciarios, grandes peces, ocupados intermitentemente por zooplancton, pequeños peces, insectos acuáticos y anfibios. Muchas de estas especies de animales y plantas viven en el agua; algunas, como los peces, pasan toda su vida bajo el agua, mientras que otras, como los sapos y las ranas, pueden utilizar las aguas superficiales sólo durante la época de cría o como juveniles.

Ecosistema marino

El agua dulce es el agua que se encuentra de forma natural en la superficie de la Tierra en las capas de hielo, los casquetes polares, los glaciares, las ciénagas, los estanques, los lagos, los ríos y los arroyos, y en el subsuelo en forma de aguas subterráneas en acuíferos y arroyos. El agua dulce se caracteriza generalmente por tener bajas concentraciones de sales disueltas y otros sólidos totales disueltos. El término excluye específicamente el agua de mar y el agua salobre, pero incluye las aguas ricas en minerales, como los manantiales de caliza. El término “agua dulce” se ha utilizado para describir el agua dulce en contraste con el agua salada.

Científicamente, los hábitats de agua dulce se dividen en sistemas lénticos, que son las aguas estancadas que incluyen estanques, lagos, pantanos y lodazales; sistemas lóticos, que son las aguas corrientes; y aguas subterráneas que fluyen en rocas y acuíferos. Además, existe una zona que sirve de puente entre las aguas subterráneas y los sistemas lóticos -la zona hiporreica- que subyace a muchos ríos grandes y que puede contener mucha más agua de la que se ve en el cauce abierto. También puede estar en contacto directo con el agua subterránea subyacente.

Por Nerea Pico

[email protected], soy Nerea Pico. Te invito a leer mi blog, soy una apasionada de la naturaleza.