Amenazas a la biodiversidad

Pero la biodiversidad -la diversidad dentro de las especies, entre las especies y de los ecosistemas- está disminuyendo en todo el mundo, más rápidamente que en cualquier otro momento de la historia de la humanidad. Los 7.600 millones de personas del mundo representan sólo el 0,01% de todos los seres vivos en peso, pero la humanidad ha causado la pérdida del 83% de todos los mamíferos salvajes y la mitad de todas las plantas. (La pérdida de biodiversidad y el colapso de los ecosistemas es uno de los cinco principales riesgos del Informe de Riesgos Globales 2020 del Foro Económico Mundial).

Para celebrar el Día Internacional de la Diversidad Biológica, desglosamos las cinco formas en que la biodiversidad apoya nuestras economías y mejora nuestro bienestar, y tiene el potencial de hacer aún más.

La biodiversidad es la base de la nutrición y la seguridad alimentaria mundiales. Millones de especies colaboran para proporcionarnos una gran variedad de frutas, verduras y productos animales esenciales para una dieta sana y equilibrada, pero cada vez están más amenazados.

Todos los países tienen productos autóctonos -como verduras y cereales silvestres- que se han adaptado a las condiciones locales, haciéndolos más resistentes a las plagas y a las condiciones meteorológicas extremas. En el pasado, estos productos proporcionaban micronutrientes muy necesarios para las poblaciones locales. Pero, por desgracia, la simplificación de las dietas, los alimentos procesados y el escaso acceso a los alimentos han dado lugar a dietas de baja calidad. Como resultado, un tercio del mundo sufre carencias de micronutrientes.

  Ecosistemas acuaticos de galicia

Para mantener la diversidad biológica debemos

La diversidad biológica, o biodiversidad, es el término científico que designa la variedad de la vida en la Tierra. Se refiere no sólo a las especies, sino también a los ecosistemas y a las diferencias de genes dentro de una misma especie. En todo el planeta, las especies conviven y dependen unas de otras. Todos los seres vivos, incluido el hombre, participan en estas complejas redes de relaciones interdependientes, que se denominan ecosistemas.

Los ecosistemas sanos limpian el agua, purifican el aire, mantienen el suelo, regulan el clima, reciclan los nutrientes y nos proporcionan alimentos. Proporcionan materias primas y recursos para medicinas y otros fines. Están en la base de toda la civilización y sostienen nuestras economías. Es así de sencillo: no podríamos vivir sin estos “servicios ecosistémicos”. Son lo que llamamos nuestro capital natural.

La biodiversidad es el indicador clave de la salud de un ecosistema. Una gran variedad de especies soportará mejor las amenazas que un número limitado de ellas en grandes poblaciones. Aunque algunas especies se vean afectadas por la contaminación, el cambio climático o las actividades humanas, el ecosistema en su conjunto puede adaptarse y sobrevivir. Pero la extinción de una especie puede tener repercusiones imprevistas, que a veces se traducen en la destrucción de ecosistemas enteros.

Biodiversidad del Wwf

La dependencia humana de la biodiversidad va más allá de los alimentos que comemos, el aire que respiramos y el agua que bebemos. Esta dependencia se ha clasificado en cuatro servicios principales -suministro, regulación, cultura y apoyo- y cada uno de ellos es esencial para la salud humana (Evaluación de los Ecosistemas del Milenio 2005). En este artículo examinamos cuatro formas en las que la biodiversidad beneficia a la salud humana e incluimos ejemplos de cómo los parques contribuyen a esta ciencia y comprensión emergentes.

  Ecosistemas de canarias fauna y flora

Los seres humanos dependen de la biodiversidad para sobrevivir, por ejemplo, para los alimentos que comemos, las medicinas que usamos para mantenernos sanos y los materiales que usamos para vestirnos o para construir nuestras casas. Estos servicios son los productos o artículos tangibles que nosotros y otras especies necesitamos para sobrevivir. Aunque esto puede ser menos obvio para el estadounidense medio, que adquiere los alimentos del supermercado de unas pocas especies selectas de cereales y ganado, una gran variedad de organismos mantienen las necesidades de consumo humano. Históricamente, esta variedad era mucho mayor, pero incluso hoy en día, la fauna silvestre sirve como una importante fuente de proteínas y hierro para gran parte del mundo en desarrollo, y los productos botánicos sirven de base para las medicinas modernas y tradicionales. Por ejemplo, 118 de los 150 medicamentos más utilizados se basan en fuentes naturales (ESA 1997).

Consecuencias de la pérdida de biodiversidad

La dependencia humana de la biodiversidad va más allá de los alimentos que comemos, el aire que respiramos y el agua que bebemos. Esta dependencia se ha clasificado en cuatro servicios principales -suministro, regulación, cultura y apoyo- y cada uno de ellos es esencial para la salud humana (Evaluación de los Ecosistemas del Milenio 2005). En este artículo examinamos cuatro formas en las que la biodiversidad beneficia a la salud humana e incluimos ejemplos de cómo los parques contribuyen a esta ciencia y comprensión emergentes.

Los seres humanos dependen de la biodiversidad para sobrevivir, por ejemplo, para los alimentos que comemos, las medicinas que usamos para mantenernos sanos y los materiales que usamos para vestirnos o para construir nuestras casas. Estos servicios son los productos o artículos tangibles que nosotros y otras especies necesitamos para sobrevivir. Aunque esto puede ser menos obvio para el estadounidense medio, que adquiere los alimentos del supermercado de unas pocas especies selectas de cereales y ganado, una gran variedad de organismos mantienen las necesidades de consumo humano. Históricamente, esta variedad era mucho mayor, pero incluso hoy en día, la fauna silvestre sirve como una importante fuente de proteínas y hierro para gran parte del mundo en desarrollo, y los productos botánicos sirven de base para las medicinas modernas y tradicionales. Por ejemplo, 118 de los 150 medicamentos más utilizados se basan en fuentes naturales (ESA 1997).

Por Nerea Pico

[email protected], soy Nerea Pico. Te invito a leer mi blog, soy una apasionada de la naturaleza.