Lago oligotrófico

Aunque sólo representan el 3% de la superficie de la Tierra, los lagos y estanques son hábitats vitales y proporcionan recursos esenciales para una amplia gama de especies, incluidos los seres humanos. ¿Cuál es la situación de estos ricos ecosistemas?

Los sistemas lénticos varían desde estanques efímeros que se llenan brevemente durante las lluvias y luego se secan, hasta masas de agua permanentes como los lagos (Figura 1). El lago de agua dulce más grande del mundo, por su superficie, es el Lago Superior de Norteamérica (82.100 km2), mientras que el más profundo es el Lago Baikal de Asia (profundidad máxima = 1.741 m; profundidad media 730 m). Los lagos y estanques se forman por diversos procesos. Por ejemplo, el levantamiento geológico de las montañas puede dar lugar a depresiones que se llenan de agua para crear lagos. El hundimiento de la tierra a lo largo de las fallas entre placas tectónicas ha dado lugar a la formación de profundos lagos de fisura, como los lagos del valle del Rift de África oriental. Los lagos también pueden formarse en el cráter de un volcán inactivo. El movimiento de los glaciares ha sido una fuerza importante en la creación de lagos y lagunas. Por ejemplo, los Grandes Lagos Laurentinos se crearon tras el retroceso de la capa de hielo Laurentina durante la última era glacial, hace 10.000 años. Los ríos también desempeñan un papel en la creación de lagos. Por ejemplo, un amplio meandro de un río puede separarse del río principal para formar un lago en forma de codo. Además, la llanura de inundación de un río puede anegar los hábitats circundantes y crear pequeños estanques cuando las aguas de la crecida se retiran.

Clasificación trófica

Este es un artículo de acceso abierto distribuido bajo los términos de la Licencia de Atribución Creative Commons CC-BY-ND (http://creativecommons.org/licenses/by-nd/4.0/), que permite el uso, distribución y reproducción sin restricciones en cualquier medio, siempre que se cite adecuadamente la obra original. Si usted remezcla, transforma o construye sobre el material, no puede distribuir el material modificado.

Las variables químicas y fisicoquímicas que sirven de apoyo a los elementos biológicos, incluidas en la evaluación de los lagos propuesta en la DMA, son los principales componentes de la clasificación del estado trófico de un lago según los índices de Carlson (Carlson, 1977). Carlson (1977) propuso tres índices: TSI(CHL), TSI(SD) y TSI(TP), basados en la concentración de clorofila a, la transparencia del agua y la concentración de fósforo total, respectivamente; un cuarto índice TSI(TN) basado en la concentración de nitrógeno total fue propuesto por Kratzer y Brezonik (1981), y también puede ser importante en la clasificación trófica de los lagos en el contexto del cambio de color del agua. Estos dos enfoques, basados en la selección de la métrica del fitoplancton de la DMA y de los índices de Carlson para la evaluación del estado ecológico de los lagos o del estado trófico de los mismos, arrojan ocasionalmente resultados incoherentes.

Eutrofización

El carbono orgánico particulado (COP) es un componente importante de las reservas de carbono orgánico (C) de los lagos, cuya distribución vertical y origen dependen de diferentes factores. En este estudio se utilizó el enfoque dual de isótopos estables (δ13C y δ15N) para investigar las fuentes verticales de COP y los factores que lo impulsan en un gran sistema lacustre de llanura de inundación. Los resultados mostraron que la composición de POC cambió gradualmente de dominante endógena a dominante exógena secuencialmente desde la capa superficial hasta la capa inferior del lago Poyang. Los factores ambientales asociados a la fotosíntesis del fitoplancton, así como los niveles de nutrientes, impulsaron principalmente el POC superficial. Además, la erosión del suelo, la deposición de sedimentos y la resuspensión afectaron fuertemente a la distribución y composición del COP en las capas media y baja del lago. Las fuentes de COP también se vieron afectadas por factores asociados a la mezcla vertical, como la velocidad del viento y la profundidad del agua. La hojarasca de las plantas C3 contribuyó significativamente a las concentraciones de COP en las capas media y baja del lago. Los resultados de este estudio pueden beneficiar nuestra comprensión general de los posibles mecanismos de conducción de los procesos del ciclo del C del lago, las funciones del ecosistema acuático y la migración de contaminantes.

Estratificación térmica

Los nutrientes son esenciales para el crecimiento de las plantas, pero la sobreabundancia de nutrientes en el agua puede tener muchos efectos perjudiciales para la salud y el medio ambiente. La sobreabundancia de nutrientes -principalmente nitrógeno y fósforo- en el agua inicia un proceso llamado eutrofización. Las algas se alimentan de los nutrientes, crecen, se extienden y vuelven el agua verde. Las floraciones de algas pueden oler mal, bloquear la luz solar e incluso liberar toxinas en algunos casos. Cuando las algas mueren, son descompuestas por las bacterias; este proceso consume el oxígeno disuelto en el agua y que necesitan los peces y otros seres acuáticos para «respirar». Si se elimina suficiente oxígeno, el agua puede volverse hipóxica, donde no hay suficiente oxígeno para mantener la vida, creando una «zona muerta».

Un científico recoge una muestra de la calidad del agua para comprender mejor el papel de los nutrientes en la sobreabundancia de lentejas de agua y algas.  Un exceso de nitrógeno y fósforo en el agua puede provocar un crecimiento excesivo de plantas que flotan libremente, como la lenteja de agua y las algas filamentosas, lo que da lugar a densas capas de espuma en la superficie del agua. Esto puede dañar las plantas acuáticas, los peces y otros organismos del lago al privarlos del oxígeno y la luz solar que necesitan para sobrevivir.  (Crédito: James Fischer)

Por Nerea Pico

Bienvenid@, soy Nerea Pico. Te invito a leer mi blog, soy una apasionada de la naturaleza.