¿Dónde se ubican los ecosistemas?

Modelo de negocio del ecosistema

Ecosistema humano “Ecosistema humano” es el término que utilizan los científicos para estudiar el modo en que las personas interactúan con sus ecosistemas. El estudio de los ecosistemas humanos tiene en cuenta la geografía, la ecología, la tecnología, la economía, la política y la historia. El estudio de los ecosistemas urbanos se centra en las ciudades y los suburbios.

Triángulo de CoralEl ecosistema más diverso del mundo es el enorme Triángulo de Coral del sudeste asiático. El Triángulo de Coral se extiende desde las Filipinas, en el norte, hasta las Islas Salomón, en el este, y las islas de Indonesia y Papúa, en el oeste.

Bactrianos y dromedariosLos diferentes ecosistemas desérticos acogen a distintas especies de camellos. El camello dromedario es alto y rápido, con largas patas. Es originario de los desiertos cálidos y secos del norte de África y la península arábiga. El camello bactriano tiene un pelaje más grueso, es más corto y tiene más grasa corporal que el dromedario. El camello bactriano es originario de las frías estepas desérticas de Asia Central: Los dromedarios tienen una joroba, los bactrianos tienen dos.

Factores abióticos

Las diferencias de temperatura o precipitaciones determinan los tipos de plantas que crecen en una zona determinada (Figura 1). En general, la altura, la densidad y la diversidad de especies disminuyen de los climas cálidos y húmedos a los climas frescos y secos. Raunkiaer (1934) clasificó las formas de vida de las plantas basándose en rasgos que variaban con el clima. Uno de estos sistemas se basaba en la localización del órgano perenne (Tabla 1). Se trata de tejidos que dan lugar a un nuevo crecimiento en la temporada siguiente y, por tanto, son sensibles a las condiciones climáticas. Las proporciones relativas de las diferentes formas de vida varían con el clima (Figura 2). De hecho, los espectros de las formas de vida son más parecidos en climas similares de distintos continentes que en climas diferentes del mismo continente (Figura 3). Las regiones de clima similar y los tipos de plantas dominantes se denominan biomas. Este capítulo describe algunos de los principales biomas terrestres del mundo: bosques tropicales, sabanas, desiertos, praderas templadas, bosques caducifolios templados, matorrales mediterráneos, bosques de coníferas y tundra (Figura 4).

  Capital natural y funciones de los ecosistemas explorando las bases ecológicas de la economía

Jarra de ecosistema

Un ecosistema (o sistema ecológico) está formado por todos los organismos y el entorno físico con el que interactúan[2]: 458 Estos componentes bióticos y abióticos están vinculados entre sí a través de los ciclos de nutrientes y los flujos de energía. La energía entra en el sistema a través de la fotosíntesis y se incorpora al tejido vegetal. Al alimentarse de las plantas y entre sí, los animales desempeñan un papel importante en el movimiento de la materia y la energía a través del sistema. También influyen en la cantidad de biomasa vegetal y microbiana presente. Al descomponer la materia orgánica muerta, los descomponedores devuelven el carbono a la atmósfera y facilitan el ciclo de los nutrientes al convertir los nutrientes almacenados en la biomasa muerta en una forma que puede ser utilizada fácilmente por las plantas y los microbios.

Los ecosistemas están controlados por factores externos e internos. Los factores externos, como el clima, el material parental que forma el suelo y la topografía, controlan la estructura general de un ecosistema, pero no están influidos por él. Los factores internos están controlados, por ejemplo, por la descomposición, la competencia de las raíces, el sombreado, las perturbaciones, la sucesión y los tipos de especies presentes. Mientras que las entradas de recursos suelen estar controladas por procesos externos, la disponibilidad de estos recursos dentro del ecosistema está controlada por factores internos. Por lo tanto, los factores internos no sólo controlan los procesos del ecosistema, sino que también son controlados por ellos.

Ecosistema Britannica

El clima es una importante influencia ambiental en los ecosistemas. El cambio climático afecta a los ecosistemas de diversas maneras. Por ejemplo, el calentamiento puede obligar a las especies a migrar a latitudes o elevaciones más altas, donde las temperaturas son más propicias para su supervivencia. Del mismo modo, a medida que aumenta el nivel del mar, la intrusión de agua salada en un sistema de agua dulce puede obligar a algunas especies clave a reubicarse o morir, eliminando así depredadores o presas que son fundamentales en la cadena alimentaria existente.

  Ecosistemas de litoral

El cambio climático no sólo afecta directamente a los ecosistemas y las especies, sino que también interactúa con otros factores de estrés humanos, como el desarrollo. Aunque algunos factores de estrés sólo causan impactos menores cuando actúan por sí solos, su impacto acumulativo puede conducir a cambios ecológicos dramáticos[1] Por ejemplo, el cambio climático puede exacerbar el estrés que el desarrollo de la tierra ejerce sobre las frágiles zonas costeras. Además, las zonas boscosas recientemente taladas pueden volverse vulnerables a la erosión si el cambio climático provoca un aumento de las fuertes tormentas.

Para muchas especies, el clima en el que viven o pasan parte del año influye en etapas clave de su ciclo vital anual, como la migración, la floración y la reproducción. A medida que los inviernos se hacen más cortos y suaves, el calendario de estos eventos ha cambiado en algunas partes del país: