Parque Nacional de Doñana

La explotación de las aguas subterráneas para actividades agrícolas y recreativas en el entorno del Parque es uno de los mayores problemas de conservación, afectando tanto a la cantidad como a la calidad del agua disponible. Otro problema de conservación importante es el mal estado de la principal presa de los grandes depredadores (rapaces y mamíferos), el conejo (Oryctolagus cuniculus), debido a las enfermedades recurrentes que afectan a esta especie desde principios de los años 90. La herbivoría, tanto de animales salvajes como domésticos, está limitando la regeneración natural del arbolado y del matorral y podría afectar localmente a especies vegetales amenazadas. Un factor que afecta a la zona es la presencia de especies invasoras, como el cangrejo de río americano, el helecho acuático Azolla filiculoides, varias especies de peces exóticos, infestaciones como la Phythophthera (que afecta a los alcornoques), etc. Por último, la posición aislada del Parque, rodeado de zonas agrícolas, una autopista, la ciudad de Sevilla y el río Guadalquivir, crea problemas de dispersión para muchos vertebrados terrestres. Se ha creado parcialmente una conexión con los espacios naturales del norte a lo largo del río Guadiamar, pero es necesario ampliarla para que sea eficaz.

Visitas al Parque Doñana

Durante los siglos XIX y XX, una manada de dromedarios asilvestrados recorría la zona. Es posible que hayan sido introducidos durante la conquista musulmana de España en el siglo VIII, o que se hayan escapado de una manada introducida por el marqués de Molina como bestias de carga en 1829[5][6] En la década de 1950, sólo quedaban ocho ejemplares, amenazados por los cazadores furtivos[7].

  Tipos de ecosistemas quinto de primaria

En 1262, tras conquistar el reino vasallo de Niebla, el rey Alfonso X estableció un Real Cazadero en el bosque de Las Rocinas,[20] entre el Río Tinto y el Guadalquivir, en parte por la abundancia de ciervos que allí había, así como el pequeño santuario de Santa Olalla, ya desaparecido, en el Arroyo de la Rocina.

En la comarca de Niebla, concretamente en Las Rocinas, el terreno es llano, cubierto de matorrales, y siempre se encuentran jabalíes… …no se puede atravesar este terreno en invierno, que suele ser muy húmedo, salvo en caso de sequía, ni en verano porque entonces es muy seco y miserablemente incómodo. ~Alfonso XI en su Libro de la Montería, escrito entre 1342 y 1348

Visita a Coto doñana

A finales de los años 60, un puñado de científicos y naturalistas, decididos a salvar esta tierra de los peligros que la amenazaban, vieron por fin el fruto de todos sus esfuerzos cuando unas 30.000 has. quedaron protegidas bajo la figura de parque nacional. Desde entonces este espacio natural ha ido creciendo y acumulando reconocimiento internacional hasta ser considerado en la actualidad una de las reservas naturales más importantes de Europa.

LOS COTOS. En los arenales que rodean las marismas, encontramos densas zonas de matorral donde la composición de las especies depende de la cantidad de agua disponible en el suelo. En los suelos secos y alejados del nivel superior de las aguas subterráneas se produce lo que localmente se denomina “monte blanco”, donde dominan diferentes especies de jaras y plantas aromáticas. En los suelos más húmedos encontramos lo que localmente llamamos “monte negro”, donde los brezos, las aliagas, los mirtos y las zarzamoras se entrelazan creando barreras impenetrables. También encontramos en los suelos arenosos grandes manchas de bosques naturales con antiguos alcornocales y algunos acebuches y grandes plantaciones de pino piñonero que ofrecen refugio a una rica comunidad de rapaces y mamíferos en la que destacan el águila imperial española y el lince ibérico.

  Ecosistemas de biologia

Visita al Parque Nacional de Doñana

Hoy en día, este inmenso humedal estuarino es un deslumbrante paraíso natural repleto de vida salvaje, un mosaico único de marismas, lagunas, pinos de matorral, dunas y playas. El águila ibérica adorna sus cielos, el ilusorio lince ibérico se pasea por su extensión, y seis millones de aves migratorias buscan sustento y refugio en su naturaleza en su ruta entre Europa y África Occidental.

El naturalista español José Antonio Valverde, al conocer las propuestas de grandes plantaciones de eucaliptos, arrozales e infraestructuras turísticas costeras que amenazaban con desangrar el humedal, inició una odisea de dos décadas de expediciones, defensa y recaudación de fondos.

Tras estudiar planificación e ingeniería del agua, Rafael “Rafa” Seiz comenzó su vida profesional como técnico, trabajando en la consultora de ingeniería civil TYPSA, pero al unirse a WWF en 2014 y conocer los heroicos esfuerzos de Valverde despertó algo más en su interior.

Las soluciones incluyen un plan de uso del suelo para el cultivo de la fresa que está dando forma a un modelo de desarrollo menos dependiente del agua, y también creando nuevas oportunidades de negocio en el innovador riego por goteo para reducir el consumo de agua.

Por Nerea Pico

[email protected], soy Nerea Pico. Te invito a leer mi blog, soy una apasionada de la naturaleza.