Biología de la botella

Este es un proyecto que me gustaría que empezaras al principio del semestre, para que puedas hacer observaciones semanales a lo largo del mismo. Pero hay una trampa: Una vez que lo selles, ya no podrás jugar con él. Las únicas entradas permitidas al sistema son el calor y la luz. Para empezar, sigue leyendo…

Hay mucho que cubrir aquí. Empecemos con los materiales. Necesitarás tres o cuatro botellas de refresco de 2 litros. Posiblemente más si te equivocas 🙂 Me gustaría que construyeras algo similar a la columna “TerrAqua” en el sitio de Biología de la Botella, o el PDF Construyendo una Eco-Columna, pero la vas a sellar completamente. No hay agujeros de aire u otras entradas, excepto la luz y el calor. Puedes usar sellador de silicona no tóxico (huele a vinagre mientras se seca, tarda unas 24 horas en curar completamente) o cinta aislante para sellar tus botellas. Estamos intentando crear un ecosistema autosuficiente que dure un tiempo. Conseguir el equilibrio es muy complicado, pero se puede hacer.

Primeros pasos: Dibuja tu diseño en papel. Haz un plan detallado de lo que vas a necesitar. Reúne tus materiales. Dibuja líneas de puntos donde cortarás las botellas. Colócalo vacío primero para asegurarte de que todo encaja bien. Utiliza unos cuantos trozos de cinta adhesiva para mantenerlo unido temporalmente. Consulta las notas de los sitios de recursos. Tienen muchos buenos consejos para quitar las etiquetas, cortar las botellas de forma segura, hacer que encajen, etc. Por ejemplo, considera si vas a cortar por encima de la curva, en la curva o por debajo de la curva de la parte superior e inferior de la botella. Si una sección se curva hacia dentro, es más fácil encajar otra sección en ella. Para encajar la parte superior de una botella en el centro de la misma, inclínala ligeramente mientras la empujas para romper la succión/presión. Yo hice los primeros cortes con un cúter y luego recorté los bordes con unas tijeras para que quedara más suave. Es bueno sellar la mayor cantidad de juntas entre las secciones como sea posible con silicona y dejar que se sequen y desgasifiquen antes de cargar cualquier cosa viva en el sistema.

  Powerpoint ecosistemas primaria

Ecosistema cerrado en una botella

David Latimer, un jubilado residente en Surrey (Reino Unido), creó este jardín autosuficiente “por mera curiosidad”. En 01960, decidió llenar una gran garrafa de cristal con un poco de abono, plantó un plantón y le dio un cuarto de litro de agua. La regó una vez más en 01972, y luego selló el recipiente. Desde entonces, la hierba araña ha desarrollado su propio ecosistema independiente.

Como explica el Daily Mail, este microjardín refresca su propio aire y se provee de su propia agua; todo lo que necesita es un poco de energía solar. La luz del sol proporciona la energía necesaria para la fotosíntesis, el proceso por el que una planta se sostiene convirtiendo el agua y el dióxido de carbono en nutrientes y oxígeno. Las bacterias del suelo ofrecen una pequeña ayuda para impulsar este ciclo de conversión de energía: consumiendo ese oxígeno, digieren las hojas muertas que caen al suelo y liberan dióxido de carbono de nuevo al aire.

Pero lo que realmente le permite nutrirse es la capacidad extraordinariamente eficaz de la araña cerrada para reciclar el agua. Sus raíces extraen la humedad del suelo, que luego es transpirada al aire por sus hojas. Cuando esta humedad se condensa, se reabsorbe en el suelo y está lista para comenzar su ciclo de nuevo.

Acuario del ecosistema

Una de las cosas que más me ha mantenido ocupada durante esta loca pandemia ha sido la jardinería. Trabajar al aire libre con las manos mientras escuchas música o un podcast crea experiencias relajantes y refrescantes, especialmente cuando son difíciles de conseguir. Y siempre es estimulante ver los brotes que asoman de la tierra por primera vez.

  Ejercicios ecosistemas 2o eso

El otro día recordé el momento en que me enamoré de ver crecer a las plantas, y ahora quiero compartir esa experiencia contigo. En la escuela primaria, mi profesora hizo que la clase creara sus propios ecosistemas en una botella, ¡nos quedamos maravillados! Cada uno de nosotros hizo un terrario de musgo sellado y autosuficiente, y yo mantuve el mío durante varios años, viendo cómo el musgo se apoderaba lentamente de la botella.

Las rocas son importantes para el drenaje; permiten que el exceso de agua se acumule en el fondo del frasco. Las rocas también proporcionan algo para que el musgo crezca. El musgo es increíblemente resistente y puede crecer en casi cualquier cosa, como puede confirmar cualquiera que tenga un patio de ladrillos.

Para asegurarte de que habrá suficiente agua para que el ecosistema sobreviva, sumerge cada trozo de musgo en agua y luego exprime ligeramente el exceso de agua antes de colocarlo en el tarro. Procura que las secciones de musgo formen una capa plana sobre la base.

Ecosistema autosuficiente

Un jardín de botellas es un recipiente similar a un terrario en el que se cultivan plantas. Suelen consistir en una botella de plástico o vidrio con un cuello estrecho y una pequeña abertura. Las plantas se cultivan en el interior de la botella con escasa o nula exposición al entorno exterior y pueden estar contenidas indefinidamente en el interior de la botella si están debidamente iluminadas[1] Se afirma que el jardín de botellas más antiguo que existe se plantó en 1960 y que ha permanecido sellado desde 1972 hasta al menos 2013[2].

  Flujo de energia en los ecosistemas acuaticos

Los jardines de botellas se utilizan habitualmente como forma de decoración, o como jardín sustitutivo en zonas con poco espacio, como patios o apartamentos de gran altura[3] Al ser fáciles de crear y mantener, los jardines de botellas también se utilizan en las escuelas como una forma económica de estudiar ecosistemas en miniatura dentro de los límites de un aula. También pueden utilizarse como mecanismo de control, ya que permiten controlar y aislar eficazmente el entorno interno de la botella de los estímulos externos. Los huertos de botella también se han utilizado para la producción de hortalizas en zonas de secano y con escasez de agua, lo que permite conservar el agua para otros usos.

Por Nerea Pico

[email protected], soy Nerea Pico. Te invito a leer mi blog, soy una apasionada de la naturaleza.