Importancia del ecosistema terrestre

Error en la base de datos de WordPress: [La tabla ‘./geograph_gny/gnywordpress_usermeta’ está marcada como bloqueada y debe ser reparada]SELECT user_id, meta_key, meta_value FROM gnywordpress_usermeta WHERE user_id IN (775) ORDER BY umeta_id ASC

La intensa radiación solar, los fuertes vientos y la escasa humedad, es decir, menos de 10 pulgadas (25 cm) de lluvia, crean una de las condiciones de vida más duras de la biosfera, denominada desierto caliente. En el ecosistema del desierto caliente, generalmente con cielos sin nubes, el sol calienta rápidamente el desierto durante el día, produciendo las temperaturas del aire más altas (registradas como 57,8º C en el Valle de la Muerte, California) de la biosfera.

Por el contrario, las noches son muy frías, ya que la temperatura desciende enormemente debido a la pérdida de calor hacia la atmósfera a través de la radiación. Hay poca agua y las temperaturas varían mucho, uno puede hornearse durante el día y congelarse por la noche.

Las altas temperaturas durante el día y los vientos persistentes aceleran la evaporación del agua y la transpiración del vapor de agua de las plantas. La alta evapotranspiración y la baja pluviosidad es la principal característica del ecosistema del desierto, lo que produce una vegetación perenne escasa de arbustos muy espaciados. Los inviernos son bastante fríos, con temperaturas a veces por debajo del punto de congelación, mientras que el calor durante el verano es intenso y abrasador. La escasez de precipitaciones en el ecosistema de los desiertos puede deberse a la alta presión subtropical (desiertos del Sáhara y de Australia), a la posición geográfica en las sombras de la lluvia (desiertos del oeste de Norteamérica) y a la gran altitud (desiertos del Tíbet, Bolivia o Gobi).

  Como podemos cuidar los ecosistemas

Importancia del ecosistema del desierto

Los desiertos cubren alrededor de una quinta parte de la superficie de la Tierra y se producen donde las precipitaciones son inferiores a 50 cm/año. Aunque la mayoría de los desiertos, como el Sáhara del norte de África y los desiertos del suroeste de EE.UU., México y Australia, se producen en latitudes bajas, otro tipo de desierto, los desiertos fríos, se dan en la zona de la cuenca y la cordillera de Utah y Nevada y en partes del oeste de Asia. La mayoría de los desiertos tienen una cantidad considerable de vegetación especializada, así como animales vertebrados e invertebrados especializados. Los suelos suelen tener abundantes nutrientes porque sólo necesitan agua para ser muy productivos y tienen poca o ninguna materia orgánica. Las perturbaciones son habituales en forma de incendios ocasionales o de frío, y de lluvias repentinas, poco frecuentes pero intensas, que provocan inundaciones.

Hay relativamente pocos mamíferos grandes en los desiertos porque la mayoría no son capaces de almacenar suficiente agua y soportar el calor. Los desiertos suelen ofrecer poco refugio del sol a los animales grandes. Los animales dominantes en los desiertos cálidos son vertebrados no mamíferos, como los reptiles. Los mamíferos suelen ser pequeños, como los ratones canguro de los desiertos norteamericanos.

Ecosistema terrestre pdf

Un grupo de organismos vivos del mismo tipo que viven simultáneamente en el mismo lugar se conoce como población. Las poblaciones conviven en hábitats que, en conjunto, constituyen una comunidad. Un ecosistema es una comunidad de organismos vivos que interactúan con los componentes no vivos de ese entorno.

Un bioma es una comunidad a escala global, en la que los hábitats se flanquean entre sí, y suele estar definido por la temperatura, las precipitaciones y los tipos de plantas y animales que lo habitan. Los biomas de la Tierra se clasifican en dos grandes grupos: terrestres y acuáticos. Los biomas terrestres se basan en la tierra, mientras que los biomas acuáticos incluyen los biomas oceánicos y de agua dulce. Los principales tipos de biomas son: acuáticos, desiertos, bosques, praderas, sabanas y tundras.

  Factores abióticos de los ecosistemas

Biomas

La ecología del desierto es el estudio de las interacciones entre los componentes bióticos y abióticos de los entornos desérticos. Un ecosistema desértico se define por las interacciones entre los organismos, el clima en el que viven y cualquier otra influencia no viviente en el hábitat. Los desiertos son regiones áridas que generalmente se asocian con temperaturas cálidas; sin embargo, también existen desiertos fríos. Los desiertos pueden encontrarse en todos los continentes, y los más grandes se encuentran en la Antártida, el Ártico, el norte de África y Oriente Medio.

Los desiertos experimentan una amplia gama de temperaturas y condiciones climáticas, y pueden clasificarse en cuatro tipos: cálidos, semiáridos, costeros y fríos. Los desiertos cálidos experimentan temperaturas cálidas durante todo el año y escasas precipitaciones anuales. Los bajos niveles de humedad en los desiertos cálidos contribuyen a que las temperaturas diurnas sean elevadas y a que se produzcan grandes pérdidas de calor durante la noche. La temperatura media anual en los desiertos cálidos es de aproximadamente 20 a 25 °C, sin embargo, las condiciones meteorológicas extremas pueden llevar a temperaturas que oscilan entre -18 y 49 °C.

Por Nerea Pico

[email protected], soy Nerea Pico. Te invito a leer mi blog, soy una apasionada de la naturaleza.