Ecosistemas terrestres y acuáticos de la region de murcia

Vuelo virtual | El cultivo de la naranja en la Comunidad Valenciana (España)

La conservación del medio marino -su funcionamiento físico y ecológico y su biodiversidad- es de suma importancia para el mantenimiento de los procesos naturales globales del planeta, la regulación de sus respuestas a los grandes retos futuros, como la minimización y la adaptación al cambio climático, y desde el punto de vista de la garantía de los bienes y beneficios sociales (Roberts et al., 2017; Pantzar et al., 2018).

No obstante, la cantidad de superficie protegida establecida en los océanos está claramente por debajo de los objetivos políticos mundiales. Este porcentaje asciende actualmente al 5,7% de las zonas implantadas (www.mpatlas.org consultado el 12/02/20), y solo el 2,6% se encuentra en zonas fuertemente implantadas o totalmente protegidas (Sala et al., 2018; www.mpatlas.org consultado el 12/02/20). En el caso de los mares europeos, a finales de 2016, el 10,8% de su superficie había sido designada como AMP, aunque con importantes diferencias entre zonas geográficas (27,1% del Gran Mar del Norte frente al 2,9% del Mar Egeo-Levantino) (www.eea.europa.eu/themes/water/europes-seas-and-coasts/assessments/marine-protected-areas, consultado el 12/02/20).

Restaurar el legado de las tierras minadas en los Apalaches | Un árbol

Desde hace una semana, más de 4,5 toneladas de peces muertos han llegado a la costa del Mar Menor. Se trata de una de las mayores lagunas de agua salada de Europa, en la región de Murcia, España. Sin embargo, está muriendo lentamente como consecuencia de la contaminación agrícola. ¿Por qué ocurre esto y hay todavía esperanza de solución?

  ¿Qué son los ecosistemas para niños de primaria?

La región de Murcia, en el sureste de España, tiene una tierra extremadamente fértil, pero el clima es seco y con muy pocas precipitaciones. Por ello, desde hace más de un siglo los habitantes de la región buscan extraer agua de cualquier fuente posible.  Según la portavoz del Gobierno español, Isabel Rodríguez, en la zona del Mar Menor hay alrededor de 8.000 hectáreas de terreno con fines agrícolas que no han recibido concesiones para utilizar el agua.  Pero, sin embargo, las empresas agrícolas han podido instalar cientos de desalinizadoras. De este modo, han conseguido que las aguas salobres de los acuíferos del Mar Menor sean aptas para el riego.

Sin embargo, cientos de toneladas de nitratos procedentes de los fertilizantes se filtran de nuevo a las aguas. Finalmente, acaban en el Mar Menor. Esto ha contribuido al crecimiento de algas y otros microorganismos. Estos consumen el oxígeno y bloquean la luz, provocando ahora un fenómeno conocido como eutrofización. Esto es básicamente un colapso de los ecosistemas acuáticos. Lamentablemente, este es ya el segundo episodio importante de este tipo desde octubre de 2019. En este momento se han tenido que retirar tres toneladas de peces muertos. El último colapso medioambiental se achaca al aumento de las temperaturas del agua debido a una ola de calor. Esto se sumó a todos los factores que han creado un entorno verdaderamente tóxico para la vida marina.

La Manga del Mar Menor VIDEO TURISTICO

Para frenar la pérdida de biodiversidad y garantizar la continuidad de los servicios ecosistémicos esenciales, los líderes mundiales adoptaron en 2010 las 20 Metas de Aichi para la Biodiversidad, que deben cumplirse antes de 2020. Uno de los objetivos clave (el objetivo 11) prescribe la ampliación del sistema mundial de áreas protegidas hasta alcanzar al menos el 17% de la superficie terrestre y el 10% de los océanos para 2020. Dado que estos objetivos se basan predominantemente en la viabilidad política más que en las pruebas científicas, sigue sin estar claro si el cumplimiento de la Meta 11 será suficiente para salvaguardar la biodiversidad y garantizar la prestación continua de servicios ecosistémicos esenciales. A pesar de las numerosas lagunas de datos, sobre todo en lo que respecta a los servicios ecosistémicos, podemos utilizar los datos globales existentes para estimar la superficie terrestre protegida necesaria para la biodiversidad (un mínimo de c. 17%) y el almacenamiento de carbono en la biomasa (un mínimo de c. 7-14% de superficie adicional para proteger el 75-90% de las reservas de carbono no protegidas), lo que ilustra que el objetivo del 17% de la superficie terrestre probablemente se quedará corto para alcanzar estas metas. Dado que cruzar umbrales o puntos de inflexión en los ecosistemas podría desencadenar un cambio no lineal y abrupto en la prestación de los servicios de los ecosistemas, necesitamos una comprensión basada en la ciencia de la cantidad de naturaleza protegida e intacta que se necesita para evitar una transgresión imprevista de los límites planetarios.

  Especies invasoras ecosistemas

Plantación de árboles en Canadá

En la actualidad, el Programa de Doctorado en Biodiversidad y Gestión Ambiental es el resultado de la adecuación del programa al RD 99/2011, integrando, por tanto, líneas de investigación de otros programas de doctorado regulados por el RD 778/1998 de 20 de abril (Gestión de Recursos Hídricos Vivos y Acuicultura, Uso Sostenible y Protección de Suelos en Ambientes Mediterráneos, Tecnología, Administración y Gestión del Agua y Ciencias Forenses).

El Programa de Doctorado en Biodiversidad y Gestión Ambiental tiene como objetivo formar a los estudiantes de tercer ciclo para la obtención del título de doctor, a través de un conjunto de actividades orientadas a la adquisición de las competencias y habilidades relacionadas con la investigación científica de calidad. El programa también pretende formar investigadores que contribuyan al avance continuo de la ciencia, tanto básica como aplicada, y que incidan en la composición de los grupos de investigación institucionales, y se integren en los Departamentos de I+D+I de las empresas especializadas en Tecnología de la Producción, así como en las empresas relacionadas con los recursos naturales y su transformación.