Gestión pesquera basada en los ecosistemas ppt

En los Estados Unidos, la NOAA ha desarrollado una evaluación integrada de los ecosistemas como enfoque para la gestión de la pesca basada en los ecosistemas (EBFM)[1] El marco organiza y resume las pruebas socioecológicas de manera que puedan integrarse para informar una respuesta de gestión holística[2] Cada consejo de gestión de la pesca aplica el marco de manera diferente para adaptarse al contexto local y a las pruebas disponibles.

[2] Rosellon-Druker, J. et al. (2019) Development of social-ecological conceptual models as the basis for an integrated ecosystem assessment framework in Southeast Alaska, Ecology and Society, 24(3).

Gestión pesquera basada en los ecosistemas

La pesca se enfrenta a muchas amenazas y problemas que reducen su potencial para contribuir al desarrollo sostenible. En el pasado, la gestión pesquera ha adoptado un enfoque monoespecífico, que ha tenido éxito la mayoría de las veces en países templados con buena gobernanza y cumplimiento de las normas. La gestión eficaz de la pesca siempre ha sido un reto en las complejas pesquerías multiespecíficas y multiartesanales de la región de Asia y el Pacífico; sin embargo, a medida que muchas de las pesquerías costeras de la región han ido disminuyendo, la necesidad de una gestión más eficaz y equitativa se ha hecho cada vez más evidente.

El Enfoque Ecosistémico de la Gestión Pesquera (EAFM, por sus siglas en inglés) es un enfoque de gestión integrada de las zonas costeras y marinas y sus recursos naturales que promueve la conservación y el uso sostenible de todo el ecosistema.

  Las lombrices de tierra son recicladores de la materia en los ecosistemas

USAID Oceans utiliza el EAFM, que se aleja del enfoque de gestión de la pesca de una sola especie del pasado y se acerca a un enfoque que busca equilibrar las prioridades ecológicas y de bienestar humano a través de una gobernanza eficaz de la pesca. El EAFM es una forma práctica de lograr un desarrollo sostenible al tiempo que se maximizan los beneficios ecosistémicos de una pesquería. El EAFM también tiene en cuenta las especies no objetivo, las especies en peligro, la minimización de los residuos y la contaminación, la biodiversidad y el bienestar de los estados costeros implicados, incluidos los intereses de la pesca artesanal o a pequeña escala y los pescadores de subsistencia.

Gestión basada en los ecosistemas de la NOAA

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), la agencia federal de los Estados Unidos responsable de la gestión de la pesca marina, adoptó en 2016 una Política de gestión de la pesca basada en los ecosistemas (EBFM, por sus siglas en inglés) y una hoja de ruta para articular los objetivos de la agencia para la EBFM y los pasos prácticos para implementar esos objetivos (NOAA, 2016). La Política de EBFM define la EBFM de forma similar a la definición de la FAO para el enfoque ecosistémico de la pesca: “un enfoque sistemático de la gestión de la pesca en un área geográficamente especificada que contribuye a la resiliencia y sostenibilidad del ecosistema; reconoce las interacciones físicas, biológicas, económicas y sociales entre los componentes del ecosistema relacionados con la pesca afectados, incluidos los seres humanos; y busca optimizar los beneficios entre un conjunto diverso de objetivos sociales” (NOAA, 2016). Independientemente de la definición particular de un enfoque ecosistémico de la pesca o EBFM, la gestión de los recursos marinos naturales teniendo en cuenta sus interacciones con su entorno y nuestras interacciones humanas con nuestros recursos y el medio ambiente requiere el apoyo de la ciencia de los ecosistemas.

  ¿Cuáles son las características de un ecosistema local?

¿Qué tipos de herramientas se utilizan para facilitar la gestión pesquera basada en los ecosistemas?

IntroducciónUna cuestión central en la gestión basada en los ecosistemas (MBE) es identificar las posibles compensaciones entre los múltiples bienes y servicios de los ecosistemas [1]. La ciencia en la que se basa la gestión basada en los ecosistemas ha suscitado un gran interés en la literatura científica [2], y existen conceptos relativos a la evaluación de las compensaciones [3] y a los enfoques intersectoriales [4], [5]. Sin embargo, no hay consenso entre la comunidad de expertos sobre la cuestión de qué factores deben considerarse en la MBE y con qué profundidad. Esto ha provocado una falta de acuerdo científico sobre cómo aplicar la MBE y, en consecuencia, su aplicación es en gran medida inexistente. Un ejemplo de ello es la gestión de la pesca, que en muchas partes del mundo, y en la Unión Europea (UE) en particular, todavía se lleva a cabo especie por especie, ya que los estudios que muestran la importancia de las interacciones directas e indirectas de las especies en las redes alimentarias marinas podrían no haberse incorporado adecuadamente al proceso de asesoramiento y no han sido tenidos en cuenta por los gestores [6]-[8]. Además, se echa en falta la integración de los conocimientos socioecológicos existentes y la elaboración de modelos ecológico-económicos, por lo que no pueden utilizarse durante el proceso de toma de decisiones, a pesar de que la pesca es una empresa profundamente social y económica.

Por Nerea Pico

[email protected], soy Nerea Pico. Te invito a leer mi blog, soy una apasionada de la naturaleza.