Ecosistema terrestre

Los estuarios son zonas de agua y costa en las que los ríos se unen al océano o a otra gran masa de agua, como uno de los Grandes Lagos. Los organismos que viven en los estuarios deben adaptarse a estos entornos dinámicos, en los que hay variaciones en la química del agua, incluida la salinidad, así como cambios físicos como la subida y bajada de las mareas. A pesar de estos retos, los estuarios son también ecosistemas muy productivos. Reciben nutrientes de ambas masas de agua y pueden albergar una gran variedad de vida.  Debido a su acceso a los alimentos, al agua y a las rutas de navegación, la gente suele vivir cerca de los estuarios y puede influir en la salud del ecosistema.

Los estuarios son el hogar de muchos tipos diferentes de comunidades vegetales y animales porque sus aguas suelen ser salobres, es decir, una mezcla de agua dulce que drena de la tierra y agua salada del mar. Esta combinación única de agua dulce y salada crea una gran variedad de hábitats. Algunos hábitats estuarinos comunes son los arrecifes de ostras, los bosques de algas, las costas rocosas y blandas, la vegetación acuática sumergida, las marismas costeras, los manglares, los pantanos de aguas profundas y los bosques ribereños. Con tantos lugares para vivir y tantos nichos que llenar, no es de extrañar que los estuarios sean algunos de los ecosistemas más productivos del mundo.

¿Diferenciar los ecosistemas marinos de los terrestres?

El nivel trófico es una posición de alimentación en una red o cadena alimentaria del ecosistema o un paso en una serie nutritiva. Los grupos de organismos se clasifican en estos niveles en función de su comportamiento alimentario y, por lo general, los ecosistemas acuáticos no tienen más de siete niveles tróficos dentro de una cadena alimentaria.

  Guía práctica para la valoración económica de los bienes y servicios ambientales de los ecosistemas

El primer nivel, que son los productores primarios, constituye la base de la pirámide trófica. Los productores primarios son capaces de fabricar su propio alimento o se describen como autótrofos y convierten la energía del sol en energía alimentaria a través del proceso de fotosíntesis. Ejemplos de productores primarios acuáticos son el fitoplancton y las algas.

Los segundos niveles tróficos de los ecosistemas acuáticos son los consumidores herbívoros, como el zooplancton y los berberechos, que consumen a los productores primarios. Los consumidores carnívoros de primer nivel forman el tercer nivel trófico, que incluye las fases juveniles de los animales más grandes, como los peces y las medusas, así como los peces pequeños, los crustáceos y las estrellas de mar.

Por último, el sexto nivel trófico en la cima de la pirámide trófica son los tiburones, los delfines y los albatros, que son los principales depredadores carnívoros o ápice. En los niveles tróficos del ecosistema acuático, no todos los principales depredadores viven en el agua. Los descomponedores, principalmente las bacterias que descomponen los organismos muertos, existen en todos los niveles tróficos. Desempeñan un papel importante en el proceso de liberación de nutrientes para apoyar a los productores y consumidores que se alimentan a través de la absorción de la materia orgánica en la columna de agua a medida que descomponen los residuos o los tejidos muertos.

Aguas lénticas

Los ecosistemas marinos son los mayores ecosistemas acuáticos de la Tierra y existen en aguas con un alto contenido en sal. Estos sistemas contrastan con los ecosistemas de agua dulce, que tienen un menor contenido de sal. Las aguas marinas cubren más del 70% de la superficie de la Tierra y representan más del 97% del suministro de agua del planeta[1][2] y el 90% del espacio habitable de la Tierra[3] El agua de mar tiene una salinidad media de 35 partes por mil de agua. La salinidad real varía entre los distintos ecosistemas marinos[4]. Los ecosistemas marinos pueden dividirse en muchas zonas según la profundidad del agua y las características de la costa. La zona oceánica es la gran parte abierta del océano donde viven animales como las ballenas, los tiburones y el atún. La zona bentónica está formada por los sustratos situados bajo el agua, donde viven muchos invertebrados. La zona intermareal es el área entre las mareas altas y bajas. Otras zonas cercanas a la costa (neríticas) pueden ser las marismas, las praderas marinas, los manglares, los sistemas intermareales rocosos, las marismas, los arrecifes de coral y las lagunas. En las aguas profundas, puede haber respiraderos hidrotermales donde las bacterias quimiosintéticas del azufre forman la base de la red alimentaria.

  Nombres de ecosistemas de madrid

Lotic lentic

El agua, un ingrediente esencial para la vida en este planeta, está sufriendo enormes presiones. El agua es un requisito previo para la supervivencia de los seres humanos y los ecosistemas, es la base de muchas actividades económicas y es la base de la mayoría de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

A medida que los niveles de ingresos han aumentado en todo el mundo, también lo ha hecho la demanda de agua dulce. El desarrollo es un negocio sediento: el agua está entretejida en el tejido económico nacional de maneras obvias, como el agua potable, el riego de cultivos y la energía hidroeléctrica; y de maneras menos obvias al estar integrada en la producción de piensos, bienes de consumo, operaciones mineras y la mayoría de los tipos de energía. El cambio climático, la urbanización, el aumento de la demanda de alimentos y el crecimiento de la población se suman a las presiones existentes sobre los recursos hídricos.

En consecuencia, la escasez y el estrés por falta de agua dulce están aumentando en la mayoría de las regiones. Aproximadamente el 80% de la población mundial ya está expuesta a altos niveles de amenaza para la seguridad del agua, y aproximadamente 1.200 millones de personas viven en cuencas fluviales donde el uso humano del agua ha superado los límites sostenibles. Estas presiones afectarán de forma desproporcionada a los pobres del mundo, especialmente a las mujeres, que suelen ser responsables de la salud y el bienestar de los niños, los ancianos y los enfermos. Los fenómenos de escasez de agua, como las grandes inundaciones y las sequías, si se combinan con una gobernanza débil y otros factores, también pueden convertirse en multiplicadores de riesgo que contribuyan a la desestabilización, la violencia y la migración.

Por Nerea Pico

[email protected], soy Nerea Pico. Te invito a leer mi blog, soy una apasionada de la naturaleza.