¿Qué es un ecosistema 3 ejemplos?

Ecosistema Britannica

La vida en un ecosistema suele consistir en la competencia por recursos limitados, una característica de la teoría de la selección natural. La competencia en las comunidades (todos los seres vivos dentro de hábitats específicos) se observa tanto dentro de las especies como entre especies diferentes. Los recursos por los que compiten los organismos incluyen la materia orgánica de los organismos vivos o anteriormente vivos, la luz solar y los nutrientes minerales, que proporcionan la energía para los procesos vivos y la materia para formar las estructuras físicas de los organismos. Otros factores críticos que influyen en la dinámica de la comunidad son los componentes de su entorno físico y geográfico: la latitud de un hábitat, la cantidad de lluvia, la topografía (elevación) y las especies disponibles. Todas ellas son variables ambientales importantes que determinan qué organismos pueden existir en una zona concreta.

El negocio de los ecosistemas

Un ecosistema (o sistema ecológico) está formado por todos los organismos y el entorno físico con el que interactúan[2]: 458 Estos componentes bióticos y abióticos están vinculados entre sí a través de los ciclos de nutrientes y los flujos de energía. La energía entra en el sistema a través de la fotosíntesis y se incorpora al tejido vegetal. Al alimentarse de las plantas y entre sí, los animales desempeñan un papel importante en el movimiento de la materia y la energía a través del sistema. También influyen en la cantidad de biomasa vegetal y microbiana presente. Al descomponer la materia orgánica muerta, los descomponedores devuelven el carbono a la atmósfera y facilitan el ciclo de los nutrientes al convertir los nutrientes almacenados en la biomasa muerta en una forma que puede ser utilizada fácilmente por las plantas y los microbios.

  Esquemas de ecosistemas 4º primaria

Los ecosistemas están controlados por factores externos e internos. Los factores externos, como el clima, el material parental que forma el suelo y la topografía, controlan la estructura general de un ecosistema, pero no están influidos por él. Los factores internos están controlados, por ejemplo, por la descomposición, la competencia de las raíces, el sombreado, las perturbaciones, la sucesión y los tipos de especies presentes. Mientras que las entradas de recursos suelen estar controladas por procesos externos, la disponibilidad de estos recursos dentro del ecosistema está controlada por factores internos. Por lo tanto, los factores internos no sólo controlan los procesos del ecosistema, sino que también son controlados por ellos.

Cuáles son los 4 tipos de ecosistemas

Por ejemplo, los bosques tropicales son ecosistemas formados por seres vivos como árboles, plantas, animales, insectos y microorganismos que están en constante interacción entre ellos y que se ven afectados por otros componentes físicos (sol, temperatura) o químicos (oxígeno o nutrientes).

El concepto de < ecosistema > es posible a varias escalas de magnitud. Desde organismos multicelulares como insectos, animales o plantas, pasando por lagos, cordilleras o bosques, hasta el planeta Tierra en su conjunto.

Junto con los ecosistemas de agua dulce, los ecosistemas marinos también forman parte de la categoría más amplia de los ecosistemas acuáticos. Los ecosistemas marinos cubren más del 70% de la superficie de la Tierra y tienen un alto contenido en sal. Algunos ejemplos de ecosistemas marinos son los sistemas de alta mar, como la superficie del océano, el mar profundo, los océanos pelágicos o el fondo marino. Pero también hay sistemas cercanos a la costa como los arrecifes de coral, los manglares o las praderas marinas.

  Medidas de proteccion de los ecosistemas

Los ecosistemas marinos también pueden caracterizarse siguiendo las dimensiones abióticas y bióticas mencionadas anteriormente. Así, sus componentes bióticos son los organismos y sus especies, los depredadores, los parásitos y los competidores. Por el contrario, la concentración de nutrientes, la temperatura, la luz solar, la turbulencia, la salinidad y la densidad son sus componentes abióticos.

Ejemplos de ecosistemas

Los servicios ecosistémicos son los beneficios que proporcionan los ecosistemas y que contribuyen a que la vida humana sea posible y merezca la pena. Entre los ejemplos de servicios de los ecosistemas se encuentran productos como los alimentos y el agua, la regulación de las inundaciones, la erosión del suelo y los brotes de enfermedades, y los beneficios no materiales, como los beneficios recreativos y espirituales de las zonas naturales. El término “servicios” suele utilizarse para englobar los beneficios tangibles e intangibles que los seres humanos obtienen de los ecosistemas, que a veces se separan en “bienes” y “servicios”.

Algunos servicios de los ecosistemas implican el suministro directo de bienes materiales e inmateriales a las personas y dependen de la presencia de determinadas especies de plantas y animales, por ejemplo, alimentos, madera y medicinas. Otros servicios de los ecosistemas surgen directa o indirectamente del funcionamiento de los procesos de los mismos. Por ejemplo, el servicio de formación de suelos y de fertilidad del suelo que sostiene la producción agrícola y ganadera depende de los procesos ecosistémicos de descomposición y ciclo de nutrientes por parte de los microorganismos del suelo.

  Dos ecosistemas de agua dulce