Ejemplos de ecosistemas

Los ecosistemas de la superficie terrestre apoyan múltiples funciones y servicios que son fundamentales para la sociedad, como la producción de biomasa, la eficiencia de la vegetación en el uso de la luz solar y el agua, la retención del agua y la regulación del clima y, en última instancia, la seguridad alimentaria. Los cambios climáticos y medioambientales, así como los impactos antropogénicos, amenazan continuamente la prestación de estas funciones. Para entender cómo responderán los ecosistemas terrestres a esta amenaza, es crucial saber qué funciones son esenciales para obtener una buena representación del bienestar y el funcionamiento general de los ecosistemas. Esto es especialmente difícil, ya que los ecosistemas son bastante complejos en cuanto a su estructura y sus respuestas a los cambios ambientales.

Una amplia red internacional de investigadores, dirigida por el Dr. Mirco Migliavacca del Instituto Max Planck de Biogeoquímica de Jena (Alemania), abordó esta cuestión combinando múltiples flujos de datos y métodos. Los científicos utilizaron datos medioambientales procedentes de redes mundiales de estaciones de ecosistemas, combinados con observaciones por satélite, modelos matemáticos y métodos de descubrimiento estadístico y causal. El resultado es sorprendentemente sencillo: “Pudimos identificar tres indicadores clave que nos permiten resumir el funcionamiento de los ecosistemas: la productividad máxima realizada, la eficiencia en el uso del agua y la eficiencia en el uso del carbono”, afirma el Dr. Migliavacca, primer autor de la reciente publicación en Nature. El indicador de productividad máxima refleja la capacidad del ecosistema de absorber CO2. El indicador de uso del agua es una combinación de métricas que representan la eficiencia del uso del agua del ecosistema, que es el carbono absorbido por el agua transpirada por las plantas. El indicador de la eficiencia del uso del carbono refleja el uso del carbono por un ecosistema, que representa el carbono respirado frente al carbono captado. Los sorprendentes resultados hicieron reflexionar al equipo sobre el hecho de que los ecosistemas complejos se rigen, en última instancia, por un pequeño conjunto de factores principales, al igual que se descubrió, por ejemplo, en el caso de la fotosíntesis de las hojas, basada en un puñado de rasgos foliares.

  Tipos de ecosistemas naturales

Tipos de imágenes de ecosistemas

Un ecosistema es una comunidad de organismos (componentes bióticos) y su entorno abiótico (no vivo). Los ecosistemas pueden ser pequeños, como las pozas de marea que se encuentran cerca de las costas rocosas de muchos océanos, o grandes, como los que se encuentran en la selva tropical del Amazonas en Brasil (figura \(\PageIndex{a})).

Figura \N(\NIndiceDePágina{a}):  El ecosistema de una charca de marea en la isla de Matinicus (Maine) es un ecosistema pequeño, mientras que la selva amazónica de Brasil (b) es un ecosistema grande. (crédito a: modificación del trabajo de Jim Kuhn; crédito b: modificación del trabajo de Ivan Mlinaric)

Existen tres grandes categorías de ecosistemas basadas en su entorno general: agua dulce, marinos y terrestres. Dentro de estas tres categorías hay tipos de ecosistemas individuales basados en el hábitat ambiental y los organismos presentes.

Los ecosistemas de agua dulce son los menos comunes, ya que sólo se dan en el 1,8% de la superficie de la Tierra. Estos sistemas comprenden lagos, ríos, arroyos y manantiales; son bastante diversos y albergan una gran variedad de animales, plantas, hongos, protistas y procariotas.

Microecosistema

Un ecosistema (o sistema ecológico) está formado por todos los organismos y el entorno físico con el que interactúan[2]: 458 Estos componentes bióticos y abióticos están vinculados entre sí a través de los ciclos de nutrientes y los flujos de energía. La energía entra en el sistema a través de la fotosíntesis y se incorpora al tejido vegetal. Al alimentarse de las plantas y entre sí, los animales desempeñan un papel importante en el movimiento de la materia y la energía a través del sistema. También influyen en la cantidad de biomasa vegetal y microbiana presente. Al descomponer la materia orgánica muerta, los descomponedores devuelven el carbono a la atmósfera y facilitan el ciclo de los nutrientes al convertir los nutrientes almacenados en la biomasa muerta en una forma que puede ser utilizada fácilmente por las plantas y los microbios.

  El ser humano en los ecosistemas 6o primaria

Los ecosistemas están controlados por factores externos e internos. Los factores externos, como el clima, el material parental que forma el suelo y la topografía, controlan la estructura general de un ecosistema, pero no están influidos por él. Los factores internos están controlados, por ejemplo, por la descomposición, la competencia de las raíces, el sombreado, las perturbaciones, la sucesión y los tipos de especies presentes. Mientras que las entradas de recursos suelen estar controladas por procesos externos, la disponibilidad de estos recursos dentro del ecosistema está controlada por factores internos. Por lo tanto, los factores internos no sólo controlan los procesos del ecosistema, sino que también son controlados por ellos.

¿Cuántos tipos de ecosistemas existen?

ecosistema. El agua, la temperatura del agua, las plantas, los animales, el aire, la luz y el suelo trabajan juntos. Si no hay suficiente luz o agua o si el suelo no tiene los nutrientes adecuados, las plantas morirán. Si las plantas mueren, los animales que dependen de ellas morirán. Si los animales que dependen de las plantas mueren, todos los animales que dependen de ellas morirán. Los ecosistemas en la naturaleza funcionan de la misma manera. Todas las partes trabajan juntas para formar un sistema equilibrado.

Un ecosistema sano tiene mucha diversidad de especies y es menos probable que se vea gravemente dañado por la interacción humana, las catástrofes naturales y los cambios climáticos. Cada especie tiene un nicho en su ecosistema que ayuda a mantener el sistema sano. Cada día conocemos nuevas especies y apenas estamos descubriendo el papel que desempeñan en el mundo natural. Estudiando y manteniendo la biodiversidad, ayudamos a mantener sano nuestro planeta.

  Papel de las plantas en el flujo de energia en los ecosistemas

Los ecosistemas tienen muchos organismos vivos diferentes que interactúan entre sí. Los organismos vivos de un ecosistema pueden dividirse en tres categorías: productores, consumidores y descomponedores. Todos ellos son partes importantes de un ecosistema.

Por Nerea Pico

[email protected], soy Nerea Pico. Te invito a leer mi blog, soy una apasionada de la naturaleza.