Partes importantes de la flor

La reproducción es la característica básica de todos los organismos presentes en la Tierra. Es el único modo por el que los organismos continúan su generación y, por tanto, la vida continúa en la Tierra. Las plantas son esenciales, ya que proporcionan oxígeno, alimento, refugio y otros elementos necesarios para el mantenimiento de la vida. De ahí que las plantas también se reproduzcan. La unidad reproductiva que ayuda a las plantas con flores (angiospermas) a lograr el objetivo de la reproducción es la flor.

La flor es una parte muy atractiva de la planta. Las flores pueden tener varias formas, tamaños y colores. Su aspecto varía de una planta a otra. En el mundo actual, el uso de las flores se puede apreciar en casi todas partes como agentes de decoración, medicina, fragancia, alimentos, como nombres para los recién nacidos y tantos otros campos. Sin embargo, su mayor uso es llevar a cabo la reproducción en las plantas.

En algunas flores, tanto los pétalos como los sépalos tienen el mismo aspecto y ambos se llaman tépalos. En otras, los pétalos pueden estar ausentes y los sépalos pueden ser grandes y coloridos y desempeñar también la función de los pétalos.

Parte de una planta que contiene una flor

Todos sabemos que la mayor parte de los alimentos que comemos proceden de semillas, plantadas en campos o huertos, pero ¿ha pensado alguna vez de dónde proceden las propias semillas? ¿Ha admirado alguna vez el interior de una hermosa flor? Lo creas o no, estas dos cuestiones están relacionadas. Sigue leyendo para conocer las diferentes formas de reproducción de las plantas y cómo las estudian los científicos. También conocerás las ventajas de los distintos métodos de reproducción de las plantas y por qué la forma en que se reproducen es importante para nosotros, como seres humanos.

  Planta de hojas verdes y flor naranja

Todo el mundo sabe que las plantas con flores suelen crecer a partir de semillas, pero ¿te has preguntado alguna vez de dónde vienen las semillas? Las semillas se forman cuando el polen (de la parte masculina de una flor) llega al óvulo (de la parte femenina de una flor). Parece sencillo, pero en realidad hay varias formas de reproducción de las plantas. En este artículo conocerás algunos de los métodos de reproducción de las plantas, así como algunas de las ventajas e inconvenientes de estos diferentes modos de reproducción.

Partes masculina y femenina de una flor

Las estructuras externas de las plantas, como las hojas, los tallos, las raíces, las flores, los frutos y las semillas, se conocen como órganos vegetales. Cada órgano es un grupo organizado de tejidos que trabajan juntos para realizar una función específica. Estas estructuras pueden dividirse en dos grupos: reproductivas sexuales y vegetativas.  Las partes reproductoras sexuales producen semillas; incluyen los botones florales, las flores, los frutos y las semillas.

La reproducción sexual es la única función de las flores, a menudo la parte más vistosa de una planta. La belleza y la fragancia de las flores no han evolucionado para complacer a los humanos, sino para atraer a los polinizadores (insectos o pájaros), que son fundamentales en el proceso de reproducción.

El sistema de nomenclatura de plantas que utilizamos hoy en día fue desarrollado por Carl von Linné (Linneo) y se basa en las flores, en las partes reproductivas de las plantas o en ambas. Una de las razones del éxito de su sistema es que las flores son la parte de la planta menos influenciada por los cambios ambientales. Por ello, el conocimiento de las flores y sus partes es esencial para cualquier persona interesada en la identificación de plantas.

  Plantas de exterior con flor que duren todo el año

El estambre es el órgano reproductor masculino. Está formado por un saco de polen (antera) y un largo filamento de soporte. Este filamento mantiene la antera en posición, haciendo que el polen esté disponible para su dispersión por el viento, los insectos o los pájaros.

Pistilo

Las estructuras externas de las plantas, como las hojas, los tallos, las raíces, las flores, los frutos y las semillas, se conocen como órganos vegetales. Cada órgano es un grupo organizado de tejidos que trabajan juntos para realizar una función específica. Estas estructuras pueden dividirse en dos grupos: reproductivas sexuales y vegetativas.  Las partes reproductoras sexuales producen semillas; incluyen los botones florales, las flores, los frutos y las semillas.

La reproducción sexual es la única función de las flores, a menudo la parte más vistosa de una planta. La belleza y la fragancia de las flores no han evolucionado para complacer a los humanos, sino para atraer a los polinizadores (insectos o pájaros), que son fundamentales en el proceso de reproducción.

El sistema de nomenclatura de plantas que utilizamos hoy en día fue desarrollado por Carl von Linné (Linneo) y se basa en las flores, en las partes reproductivas de las plantas o en ambas. Una de las razones del éxito de su sistema es que las flores son la parte de la planta menos influenciada por los cambios ambientales. Por ello, el conocimiento de las flores y sus partes es esencial para cualquier persona interesada en la identificación de plantas.

El estambre es el órgano reproductor masculino. Está formado por un saco de polen (antera) y un largo filamento de soporte. Este filamento mantiene la antera en posición, haciendo que el polen esté disponible para su dispersión por el viento, los insectos o los pájaros.

Por Nerea Pico

[email protected], soy Nerea Pico. Te invito a leer mi blog, soy una apasionada de la naturaleza.