Partes del Rap de las Flores

la incapacidad de no poder poner sus sentimientos en palabras la hizo buscar otras formas de comunicación para transmitir lo que quería expresar. Aprendió a retratar sus emociones a través de expresiones artísticas. Buscó las diferentes instancias que pueden impulsar su manera de mostrar sus ideas. Por ello, asistió a la Escuela Nacional de Artes Plásticas, donde adquirió conocimientos de dibujo, pintura al óleo, acuarela, carboncillo, tiza y creación de esculturas con yeso y arcilla.

Durante sus estudios de ingeniería, conoció a un conocido pintor mexicano, que se convirtió en un gran modelo para ella: el maestro Zalathiel Vargas. Él le enseñó durante muchos años la magia de las técnicas pictóricas. Aprendió a aliviar su alma para que su espíritu pudiera florecer en la creación de su obra emblemática.

La obra está realizada en acabado tridimensional pero presentada en dos dimensiones. Consiste en volúmenes imposibles creados con óleo que deberían tener sólo dos dimensiones. Para ella, las proporciones son la clave del papel de su obra derivada de su amor por la estética. Lo más importante para su arte es la relación de las partes entre sí y con el conjunto de la creación que están en armonía, por lo tanto la belleza.

Cómo mantener una planta de plátano

¡Es una envoltura! (Una envoltura de hombros… eso es). ¡La diversión y la amistad van de la mano con Nuestra Generación Muñeca de 18 pulgadas – Anaya, una hermosa muñeca con ojos verdes brillantes y pelo negro largo y rizado que es divertido de peinar de muchas maneras diferentes! Porque somos diferentes a cualquier otra generación. Con nuestro cerebro, nuestra pasión y nuestra gran determinación, estamos haciendo cosas, como organizar campañas de recogida de juguetes y ayudar a limpiar la playa, por no hablar de preparar el mejor helado del mundo para compartirlo con nuestros mejores amigos. Este es nuestro momento. Esta es nuestra historia.

  ¿Cuáles son los órganos reproductores de la flor?

A Anaya le encanta expresarse a través de la moda, y su especialidad es combinar la ropa perfecta. Lleva un vestido rosa a cuadros, medias grises, una elegante boina gris y un pañuelo rosa con botones de flores para dar un toque de color a su look. Anaya está lista para hacer un nuevo amigo. ¿Serás tú?

Bienvenido al mundo de imaginación y juego de Our Generation, donde la diversión y la amistad han llegado para quedarse. A Anaya le encanta mezclar y combinar un montón de ropa diferente para encontrar el look adecuado para su estado de ánimo. Mira todos los fabulosos conjuntos de Our Generation para inspirarte. Anaya se divierte mucho explorando su barrio con sus amigos en su descapotable In the Driver’s Seat Retro Cruiser, ¡escuchando sus canciones favoritas en la radio! Al final de un largo día de diversión, Anaya se prepara para tener dulces sueños en la cama con dosel My Sweet, una preciosa cama de madera para muñecas con bonitos cojines y cortinas para crear el lugar perfecto para dormir.

Impresión de Ladyfinger (Libro 1/ Página 20)

La Biblioteca Estatal de Nuevo México ha elegido “Cómo llegaron las malvarrosas a Nuevo México”, de Rodolfo Anaya, para representar a nuestro estado en el Pabellón de los Estados del Festival 2014. El Pabellón de los Estados presenta un libro seleccionado por cada uno de los 50 estados, Washington, D.C. y los territorios de los Estados Unidos. La bibliotecaria de servicios públicos del NMSL, Lori Thornton, coordina la participación de Nuevo México en el festival.

“Cómo llegaron las malvarrosas a Nuevo México” es un cuento popular bilingüe y fantasioso que ayuda a explicar las hermosas flores que pueden verse en todas las partes de Nuevo México en las estaciones de verano y otoño. Anaya mezcla la historia en este cuento, mostrando cómo las diferentes culturas pueden trabajar juntas pacíficamente y respetar la tierra que todos necesitamos.

  Plantas con flores que no necesitan mucho cuidado

Segundo año, Anaheim High School, otoño de 1994. Los administradores de la escuela acababan de echarme de la asignatura de inglés de honor por ser demasiado labial con la Sra. Patsel, y me pasaron a la Sra. Lafler. Mis compañeros de clase pasaron de ser unos empollones superdotados a drogadictos, cholos y otros inadaptados.

La Sra. Lafler era la mujer blanca, menuda y con gafas, encargada de salvarnos. No debería haber tenido ninguna oportunidad. A menudo contestábamos, no nos molestábamos en hacer los deberes y, básicamente, marcábamos todas las casillas del libro del estudiante latino de secundaria con bajo rendimiento.

La clásica novela de la mayoría de edad sobre un joven hispano en el Nuevo México de los años 40 resonó inmediatamente en nosotros, y no sólo porque incluía palabrotas en inglés y español a partes iguales. La Sra. Lafler nos contó la historia del libro: cómo decenas de consejos escolares lo habían prohibido en las décadas posteriores a su publicación en 1971 por, según nos dijo, atreverse a describir a los mexicanos como seres humanos.

El protagonista principal, Antonio “Tony” Juan Marez y Luna, vivía y sonaba como nosotros: un chamaco que se metía en problemas, cuyos padres se preocupaban por su futuro y que vivía en un pequeño pueblo anclado en conflictos generacionales que no tenían mucho sentido salvo cuando acababan inevitablemente en tragedia.

Por Nerea Pico

[email protected], soy Nerea Pico. Te invito a leer mi blog, soy una apasionada de la naturaleza.