Mejor clima para la artritis reumatoide en españa

Sensibilidad al frío de la artritis reumatoide

Para cualquier persona que viva con artrosis, son muchos los retos a los que se enfrenta a diario. Desde atarse los zapatos hasta ir a la tienda, todas las tareas pueden verse dificultadas por el dolor articular de esta enfermedad de desgaste. ¿Una posible solución? Encontrar uno de los mejores lugares para vivir con artritis en Estados Unidos, lo que puede hacer su vida más fácil y puede aliviar su dolor. Aquí están las 14 mejores ciudades para vivir con artritis (y algunas cosas a tener en cuenta a la hora de hacer la mudanza).

A diferencia de la artritis reumatoide, un trastorno autoinmune que se caracteriza por un dolor articular que puede remitir, la artrosis es un tipo de artritis siempre presente. Las articulaciones están hinchadas, rígidas y dolorosas, y se alivian quizás con la actividad, pero son crónicas y progresivas sin (y a veces con) tratamiento.

Para la mayoría de los enfermos de artritis, los mejores lugares para vivir con artritis tienen climas cálidos y secos. Aunque pueda parecer un cuento de viejas que una persona puede predecir la lluvia con un dolor en la rodilla, en realidad podría ser exacto. Los climas fríos y húmedos (o aquellos con estaciones pronunciadas que presentan un descenso de la presión barométrica) hacen que los tejidos del cuerpo se expandan. Esta expansión puede ejercer más presión sobre los nervios de las articulaciones, lo que provoca un aumento del dolor cuando se acerca la tormenta.

  Pasos de fauna en carreteras

¿Es buena la sauna para la artritis reumatoide?

Muchas personas con artritis afirman que el tiempo afecta a cómo se sienten. Algunas personas creen que los síntomas de la artritis, como el dolor y la rigidez de las articulaciones, se ven influidos por los cambios de tiempo.  ¿Existe realmente una conexión entre la artritis y el clima? Si es así, ¿por qué el efecto de los cambios de tiempo en la artritis es cierto para algunas personas, pero no para otras? Y, por último, si esta conexión existe, ¿cuál es el mejor clima para alguien con artritis? ¿Deberían empezar a hacer las maletas y mudarse cuanto antes?

Según el reumatólogo Scott J. Zashin, MD, “no es raro que los pacientes con artritis noten un aumento de los síntomas con ciertas condiciones climáticas. Por ejemplo, algunos de mis pacientes pueden predecir cuándo va a llover pronto basándose en sus síntomas. Otros se sienten muy bien en lugares donde la presión barométrica es mayor, pero tienen más dolor en lugares donde la presión es menor.”

El Dr. Zashin continuó: “De hecho, un paciente mío se sentía tan bien cuando estaba de vacaciones en Destin, Florida, que desarrolló una pequeña cámara que elevaba la presión barométrica a un nivel que reproducía Destin. Se sentaba en la cámara durante 30 minutos dos veces al día y podía dejar de tomar sus medicamentos. Debido a su alivio, llevé a cabo un estudio muy pequeño que exponía a los pacientes a 30 minutos en una cámara de placebo y 12 horas después en el “Rejuvenator” (la cámara que se desarrolló para tener un aumento de la presión barométrica), así como otro estudio que incluía una sesión de placebo de 30 minutos y dos tratamientos de 30 minutos del “Rejuvenator” durante 3 días. La mayoría de los pacientes tuvieron una mejora clínica al utilizar la cámara con el aumento de la presión barométrica. Los efectos secundarios incluyeron síntomas autolimitados de presión en los oídos, presión en los senos paranasales y “quemadura de viento”. A partir de los resultados del estudio preliminar, se recomendó realizar más pruebas para seguir estudiando los posibles beneficios y riesgos de esta terapia.”

  Parque de fauna aran park

La humedad y la artritis reumatoide

Las personas con artritis suelen decir que pueden predecir el tiempo en función de cómo se sienten sus articulaciones. Algunos notan que el dolor y la rigidez aumentan en los meses fríos y húmedos del invierno, mientras que otros consideran que el clima cálido y húmedo del verano puede empeorar los síntomas.

El Dr. Alastair Dickson, médico de cabecera y economista de la salud interesado en la reumatología y la artritis, y administrador de la Sociedad de Reumatología y Medicina Musculoesquelética de Atención Primaria, afirma que algunas personas son más sensibles al clima que otras.

Una teoría alternativa es que los cambios en la presión barométrica [presión causada por el peso del aire exterior] afectan al dolor que se siente. La sensibilidad a la temperatura es un síntoma común de la fibromialgia, y las temperaturas extremas, ya sean frías o calientes, pueden desencadenar brotes.

En 2019, el estudio “Cloudy with a Chance of Pain”, dirigido por el reumatólogo consultor profesor Will Dixon en la Universidad de Manchester, evaluó cómo el clima afectó a más de 13.000 personas en el Reino Unido con condiciones de salud a largo plazo, incluyendo la artritis y la fibromialgia.

El mejor lugar para vivir en el Reino Unido con artritis

La esclerodermia es una enfermedad autoinmune que afecta a la piel y otros órganos del cuerpo, lo que significa que el sistema inmunitario del organismo provoca inflamaciones y otras anomalías en estos tejidos. El principal hallazgo de la esclerodermia es el engrosamiento y endurecimiento de la piel y la inflamación y cicatrización de muchas partes del cuerpo, lo que provoca problemas en los pulmones, los riñones, el corazón, el sistema intestinal y otras áreas. Todavía no hay cura para la esclerodermia, pero existen tratamientos eficaces para algunas formas de la enfermedad.

  Fauna y flora de austria

La esclerodermia es relativamente rara. Entre 75.000 y 100.000 personas en EE.UU. padecen esta enfermedad; la mayoría son mujeres de entre 30 y 50 años. Los gemelos y los familiares de personas con esclerodermia u otras enfermedades autoinmunes del tejido conectivo, como el lupus, pueden tener un riesgo ligeramente mayor de padecer esclerodermia. Los niños también pueden desarrollar esclerodermia, pero la enfermedad es diferente en los niños que en los adultos.

Aunque se desconoce la causa subyacente, hay investigaciones prometedoras que están arrojando luz sobre la relación entre el sistema inmunitario y la esclerodermia. También se está investigando mucho para encontrar mejores tratamientos para la esclerodermia y, con suerte, algún día una cura.