Flora y fauna del Ártico

El punto de la Tierra en el que el eje de rotación de la Tierra se encuentra con su superficie se conoce como Polo Norte Geográfico. A diferencia del Polo Sur, el Polo Norte no está situado en una masa continental permanente. Está situado en medio del Océano Ártico, donde el agua está casi permanentemente cubierta por hielo marino cambiante. La temperatura invernal en el Polo Norte y sus alrededores oscila entre -50 y -13 °C. En verano, la temperatura ronda el punto de congelación. El hielo marino de la región tiene un grosor de entre 2 y 3 m. Por lo tanto, dadas estas condiciones extremas, existe poca vida en la región.

Nuestros conocimientos sobre la vida en el Polo Norte proceden de las observaciones y los registros realizados por quienes se atrevieron a conquistar el peligroso hielo ártico para viajar al Polo Norte en barcos especialmente diseñados. Ahora sabemos “¿Qué animales viven en el Polo Norte?” Aquí alistamos los mismos.

Todos asociamos al oso polar (Ursus maritimus) con la región del Ártico. El área de distribución de este gran carnívoro blanco se encuentra en gran parte dentro de los límites de la región ártica. Sin embargo, aunque el nombre de este oso lleva la palabra “polar”, antes era raro que se desplazara más allá de los 82º Norte. Se creía que la falta de acceso a las fuentes de alimento era la causa de esta restricción del área de distribución. Sin embargo, una expedición realizada en 2006 por un equipo de activistas y exploradores de Greenpeace demostró lo contrario. En una misión para alcanzar el Polo Norte por la causa de los osos polares, para su extrema sorpresa, el equipo se encontró con un oso polar a sólo 1 milla (1,6 km) del Polo Norte. Cuando el oso se acercó a su tienda de campaña en el hielo marino del Ártico a las 4 de la mañana, los exploradores consiguieron desviarlo utilizando una bengala “bear banger”. Según sus relatos, el animal no parecía ser agresivo, sino muy curioso. La presencia de focas alrededor de la región en la que fue avistado el oso podría explicar cómo consiguió sobrevivir a 550 millas de la tierra más cercana.

  Flora y fauna de tijuana

La fauna en el Ártico

Cuando pensamos en la palabra “plantas”, solemos imaginarnos árboles, arbustos, hierbas y helechos, las llamadas “plantas vasculares” por su completo sistema de hojas, tallos y raíces. Sin embargo, el reino vegetal también incluye musgos, hepáticas y hornabeques, plantas más simples que carecen de estas estructuras de transporte de agua.

Una característica que define a las plantas es su capacidad de producir energía mediante la fotosíntesis. Mediante este proceso, las plantas captan la energía del sol y la utilizan para alimentar reacciones químicas que convierten el dióxido de carbono y el agua en oxígeno y en hidratos de carbono que contienen energía (sacarosa, glucosa o almidón).

Las plantas pueden reproducirse sexualmente mediante la floración y la producción de semillas, o mediante la producción de esporas. También se reproducen asexualmente mediante la formación de yemas, bulbos y otros tipos de reproducción vegetativa.

Aunque la mayoría de las algas y los hongos ya no se clasifican dentro del reino vegetal, a menudo se siguen incluyendo en los debates sobre la vida de las plantas. Las algas incluyen organismos fotosintéticos microscópicos, unicelulares y multicelulares, como las algas marinas y las algas verdes, rojas y marrones. Carecen de las estructuras que caracterizan a las plantas vasculares y no vasculares y se clasifican en el reino Protista.

Animales que viven en el polo norte

> Veranos cortos, inviernos extremadamente fríos y grandes cantidades de hielo y nieve que reducen el suministro de alimentos: el Ártico y el Antártico se encuentran entre las regiones más hostiles para la vida en la Tierra. Sin embargo, gracias a un impresionante abanico de estrategias de adaptación, las plantas y los animales han logrado conquistar incluso estas zonas y han formado biocenosis únicas en el mundo. Sin embargo, en tiempos de cambio climático su futuro se ha vuelto muy incierto.

  Fauna y flora del ecosistema terrestre

> La diversidad de especies en las regiones polares septentrionales y meridionales está determinada principalmente por las condiciones geográficas. Mientras que en la Antártida casi toda la vida depende del océano, el Ártico también alberga una impresionante diversidad en sus zonas terrestres. La vida en ambas regiones florece sobre todo durante los cortos veranos y posteriormente desafía el hielo y el frío mediante notables estrategias de supervivencia.

> La productividad de los mares polares y su diversidad de especies rozan lo milagroso. Para una persona de fuera, las condiciones de vida en los océanos Ártico y Antártico parecen cualquier cosa menos atractivas. El agua constantemente fría inhibe el crecimiento de los organismos de sangre fría y ralentiza todos sus movimientos. El alimento sólo está disponible durante el breve verano, aunque entonces es abundante. Pero los habitantes de los mares polares -especialmente los del Antártico- han desarrollado mecanismos de adaptación únicos para compensar estas limitaciones.

Plantas del Polo Norte

La ecología polar es la relación entre plantas y animales en un entorno polar. Los entornos polares se encuentran en las regiones ártica y antártica. Las regiones árticas están en el hemisferio norte, y contiene la tierra y las islas que la rodean. La Antártida está en el Hemisferio Sur y también contiene la masa de tierra, las islas que la rodean y el océano. Las regiones polares también contienen la zona subantártica y subártica que separa las regiones polares de las regiones templadas. La Antártida y el Ártico se encuentran en los círculos polares. Los círculos polares no son visibles en la tierra, pero en los mapas aparecen las zonas que reciben menos luz solar debido a la menor radiación. Estas zonas reciben luz solar (sol de medianoche) o sombra (noche polar) las 24 horas del día debido a la inclinación de la Tierra. Las plantas y los animales de las regiones polares son capaces de soportar la vida en condiciones climáticas adversas, pero se enfrentan a amenazas medioambientales que limitan su supervivencia.

  Parque fauna iberica requena

Los climas polares son fríos, ventosos y secos. Debido a la falta de precipitaciones y a las bajas temperaturas, el Ártico y la Antártida se consideran los mayores desiertos del mundo o desiertos polares[1][2] Gran parte de la radiación del sol que se recibe se refleja en la nieve, lo que hace que las regiones polares sean frías[3]. Las regiones polares reflejan entre el 89 y el 90% de la radiación solar que recibe la Tierra[4] Y como la Antártida está más cerca del sol en el perihelio, recibe un 7% más de radiación que el Ártico[5] Además, en la región polar, la atmósfera es delgada. Por ello, la radiación UV que llega a la atmósfera puede provocar un rápido bronceado y ceguera por la nieve.

Por Nerea Pico

Bienvenid@, soy Nerea Pico. Te invito a leer mi blog, soy una apasionada de la naturaleza.